Empresas chinas pagaron 200 mdd por contratos millonarios en Venezuela

- Por

Una investigación de la justicia en Andorra destapó las maniobras, que una serie de empresas chinas realizaron para ganar licitaciones por contratos millonarios en Venezuela, durante la gestión de Hugo Chávez.

De acuerdo con la juez Canòlic Mingorance del principado europeo, el empresario de seguros venezolano, Diego Salazar en conjunto con un grupo cercano de colaboradores cobraron más de 200 millones de dólares a cinco empresas chinas.

Corrupción en contratos millonarios

Según las investigaciones, en este proceso de corrupción estuvieron directamente involucrados directivos cercanos al ex presidente Chávez y ejecutivos de la empresa más importante en aquel país, Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La juez encontró que estos empresarios ocultaron su botín en la Banca Privada d’Andorra (BPA), institución crediticia cerrada en 2015 por sospechas de lavado de dinero en el pequeño país europeo.

Respecto a la apertura de una cuenta en el mencionado banco, las autoridades apuntan a que sucedió en 2010, poco después de lo que el periódico español El País denominó como El Gran Volumen, periodo en que diversas empresas chinas consiguieron contratos para ejecutar obras públicas en Venezuela.

Dichos proyectos se devinieron en una serie de escandalosos actos de corrupción que salieron a la luz algunos años después, cuando se descubrió que la construcción de infraestructuras energéticas en Venezuela conllevó un jugoso negocio de sobornos.

Esta unión con empresas de oriente provino de un Fondo de Cooperación Binacional firmado en 2007 entre China y Venezuela, donde el país oriental otorgó un préstamo al sudamericano.

El dinero fue otorgado a través del Banco de Desarrollo de China (BDC), quien aportó dos terceras partes; siendo el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes), el encargado de administrar los fondos para modernizar Venezuela.

De acuerdo con la juez europea, el negocio funcionó de la siguiente manera: Salazar apoyado por su cercanía con Rafael Ramírez, ministro de Energía y Petróleo del país sudamericano entre 2004 y 2012 y quien también presidió PDVSA, abrió contacto con funcionarios gubernamentales.

Empresas chinas pagaron comisiones ilegales

Luego, Salazar contactó con empresas chinas para facilitarles adjudicaciones a cambio del cobro comisiones ilegales, las cuales tenían un monto variable que oscilaba entre el 10% neto y para ocultar el dinero, creó una sociedad panameña llamada Phomphien Corporation y abrió la cuenta en Andorra.

Poco después, Salazar y otro colaborador crearon la sociedad Highland Assets, quien presuntamente asesoró a firmas chinas como Camc Engineering para conseguir contratos millonarios que licitaba el Ministerio de Petróleo y Energía y PDVSA.

“Se trata de un contrato de resultados totalmente anormal en el sector de la consultoría, donde el hecho generador de la contraprestación no es la elaboración de informes ni la asistencia, sino resultar adjudicatario”, señaló la juez andorrana en un reciente informe.

Lo relevante fue que, tras la asesoría, las empresas chinas comenzaron a recibir adjudicaciones como la construcción de la planta de generación eléctrica, la cual curiosamente correspondió por un depósito por 31 millones de euros a la cuenta de Salazar.

De acuerdo con la investigación de El país, por cada obra adjudicada, Salazar recibía jugosos traspasos, lo cuales sumaron entre 2011 y 2012, el monto total de 106 millones de dólares.

Pese a la frecuente actividad de la cuenta de Salazar en el banco europeo, los ejecutivos no realizaron ningún investigación ni reclamo sobre los millonarios traspasos que recibía Salazar.

“Al tiempo que las 11 cuentas de Salazar en Andorra engordaban con cifras millonarias, desde las mismas comenzó el riego de sobornos a altos funcionarios venezolanos. Todo, ante los ojos de los directivos de la BPA”, señaló el citado diario.

Por lo anterior, la juez Canòlic citó a Salazar en 2015 ante la corte andorrana, donde aludió que las empresas chinas tenían el poder de decidir sobre los proyectos; sin embargo, fue detenido en 2017 y encarcelado en Venezuela, donde en septiembre pasado fue procesado junto con otras 27 personas por lavado de dinero y robo de más 2 mil millones de dólares a Petróleos de Venezuela.

Mira la investigación completa en El País