Empiezan las renuncias masivas antes del primero de diciembre

- Por

Faltan pocos días para la toma de posesión de López Obrador y el músculo burocrático más conservador está presentando sus renuncias. El primero de diciembre no solamente marca el fin del PRI en el poder, también representa por primera vez un gobierno de izquierda en México. Ante este escenario, ya empezaron renuncias masivas en diferentes dependencias del gobierno mexicano. Parece ser que seguirán durante los días previos a que el tabasqueño se haga con la banda presidencial.

El primer anuncio de peso es la renuncia inmediata del subgobernador del Banco de México. Roberto del Cueto anunció que termina con sus labores en el gobierno mexicano por “motivos de salud”, concordando su último día de trabajo con el último día de Enrique Peña Nieto al frente del poder ejecutivo. A del Cueto aún le quedaba bastante tiempo como subgobernador de Banxico, una de las instituciones financieras más importantes del país.

Pero no solo él, también ha presentado su renuncia el actual presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Juan Carlos Zepeda también adelantó que dejará el cargo el próximo mes, argumentando que entrará a trabajar a una empresa privada que poco tiene que ver con la comisión que actualmente preside. Aún le quedaban seis meses de labores, pero ha anunciado que deja el cargo, pero permanecerá como asesor en la secretaría de energía.

Del lado cultural también llegan renuncias. José Carreño, el director del Fondo de Cultura Económica, también ha puesto sobre la mesa su renuncia. En este caso, es natural que la presente, ya que generalmente los nuevos gobierno federales ponen a otras personas en estos cargos altos. Pero detrás de Carreño se van también sus principales consejeros independientes. Se sabe de al menos tres perfiles que han decidido abandonar el barco antes del primero de diciembre: José Woldenberg, Juliana González y Fernando Escalante.

Todos estos anuncios se dan a prácticamente quince días de que Morena tome el poder ejecutivo. Los guindas ya anunciaron desde hace meses un plan de austeridad sólido que habría de bajar los sueldos a funcionarios públicos y a la alta burocracia, por lo que muchos trabajadores del gobierno peñista ya han anunciado sus renuncias. En el caso de la secretaría de Hacienda, también se ha reportado la salida de varios trabajadores.

Este síntoma de partido también ha impactado en varias alcaldías del país, en donde se ha requerido la renuncia de plantillas completas de trabajadores. Los cambios de partido político en gobiernos municipales y estatales han provocado que los cercanos a alcaldes también se vayan en el último día de labores del actual gobernante. En la secretaría de relaciones exteriores también se han solicitado presentar renuncias a la mayoría de embajadores mexicanos en el extranjero.

En Morena aseguran que a su llegada al gobierno federal se habrán de revisar los perfiles profesionales de los trabajadores de varias dependencias para ver si son necesarios o fueron colocados para pagar favores políticos, o los famosos acomodos entre amigos. Además, los morenista aseguran que bajo la promesa de austeridad se habrá de cortar con puestos innecesarios en las cámaras legislativas y secretarías de alto poder, como Hacienda, Sedesol, Gobernación, Economía, entre otras.