Elba Esther quiere dirigir otra vez el SNTE y manejar su presupuesto millonario

- Por

Elba Esther Gordillo quiere recuperar el control del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y con ello, la chequera de millones de pesos que tiene el sindicato magisterial de mil 56 millones de pesos.

Desde que salió de la cárcel, en agosto pasado, ha visitado distintos grupos de maestros que le manifestaron su deseo de que sea ella nuevamente la lideresa magisterial, situación que ha visto con beneplácito la profesora que dirigió durante casi dos décadas este organismo sindical.

“Sigo siendo la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional. Lo que tiene Juan Díaz es la chequera de los maestros. Pero lo que tengo yo es el liderazgo de los trabajadores. ¡Esa es la diferencia!”, exclamó Elba Esther Gordillo en una reunión con la agrupación Maestros x México.

Después de cinco años en la cárcel por rechazar la reforma educativa que propuso el presidente Enrique Peña Nieto, Gordillo esta buscando, por todos los medios, regresar a dirigir el sindicato más grande de América Latina.

Su regreso como Presidenta del SNTE no solo significa retomar el control del sector educativo, también implica el manejo de los millonarios recursos que siempre ha manejado el sindicato y que actualmente tiene una caja con mucho dinero.

En la caja del SNTE hay mil 56 millones de pesos que la Secretaría de Educación Pública le dio al actual presidente, Juan Díaz de la Torre entre 2013 y 2018. Ese dinero es recurso que el sindicato no gastó, pese a que se le entregó para cumplir ciertos compromisos.

En total, en ese lapso, la SEP le depositó al SNTE tres mil 460 millones de pesos a través de siete programas que pactaron el sindicato y la dependencia. Cuatro de esos programas eran para promover la reforma educativa y tenían etiquetados mil 780 millones de pesos del monto total que recibió.

El resto del dinero era de tres programas que el sindicato estaba promoviendo, pero que al final nunca llevó a cabo.

A lo largo del sexenio, los titulares de la SEP han sido generosos con Díaz de la Torre: en 2013 le dieron 350 millones de pesos, en 2014 fueron 300 millones, y 290 millones más el año siguiente, todo durante la gestión de Emilio Chuayffet al frente de la dependencia.

Su sucesor, Aurelio Nuño, fue todavía más dadivoso con el sindicato: 790 millones en 2016 y 880 millones en 2017. Otto Granados, quien llegó en lugar de Nuño, mantuvo el recurso y le entregó 850 millones de pesos este año.

Todo ese dinero se le entregó para promover la reforma educativa, como parte de los acuerdos que logró Juan Díaz de la Torre con el gobierno de Peña Nieto.

Sin embargo, hay cosas que no se hicieron como el programa  Acciones de Difusión sobre los Beneficios y Compromisos de la Reforma Educativa de 2018, que no ha utilizado los 200 millones de pesos que se le dieron porque todavía tenía recursos de 2017 que no ejerció. Y, en efecto, aun tiene 137 millones de pesos que no ejerció del año anterior, aunque no explicó por qué.

El SNTE pidió dinero para formar una orquesta filarmónica, con el argumento de generar espacios para que los alumnos, padres de familia y maestros disfrutan de la música. La SEP le dio 30 millones de pesos, pero no se ha comprado non un instrumento.

Con el subejercicio de recursos públicos es que el SNTE ha ido armando una bolsa millonaria que controla Juan Díaz de la Torre y a la que se refería Elba Esther Gordillo.

Ahora que la ex lideresa está buscando su regreso al sindicato, veremos si se queda con los recursos que recibió su amigo y compañero, ahora considerado un traidor.

En tanto, este puede ser los últimos millones que reciben del gobierno, ya que Andrés Manuel López Obrador ya anunció que anulará la reforma educativa en cuanto asuma la Presidencia de la República.

Con información de VICE