El ejército seguirá en las calles y tendrá funciones de ministeriales: AMLO

- Por

Las Fuerzas Armadas seguirán realizando tareas de seguridad en las calles del país, ahora como miembros de la Guardia Nacional que creará el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En el Plan Nacional de Seguridad y Paz, que presentó este miércoles el equipo de transición del Presidente electo, se propone también que  el Ejército sea el encargado de capacitar a los 50 mil miembros que conformarán la Guardia Nacional.

El anuncio se da en medio de la discusión que existe sobre la constitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior que presentó el gobierno de Enrique Peña Nieto, a la que las organizaciones no gubernamentales acusaron de militarizar al país al mantener al Ejército en las calles, y que esta semana se discute en la Suprema Corte de Justicia.

En la presentación del Plan, López Obrador defendió su decisión con el argumento de que la Policía Federal no es una agrupación confiable.

“No se ha consolidado esta corporación (Policía Federal). Con honrosas excepciones hay falta de profesionalismo y de integridad y lo mismo sucede con las ministeriales y municipales”, aseguro en su intervención.

Por ello, aseguró que la mejor decisión era apoyarse en las Fuerzas Armadas para conformar el nuevo grupo de seguridad.

El gobierno entrante busca que La Guardia quede establecida en la Constitución Mexicana, por lo que se presentará una iniciativa de reforma constitucional que lo haga. No obstante, López Obrador recordó que este grupo ya existía en la Carta Magna desde muchos años y fue el encargado de defender al país de las invasiones de Estados Unidos y Francia.

Luis Crescencio Sandoval, próximo secretario de la Defensa Nacional, explicó que la conformación de la Guardia Nacional será en tres fases.

En la primera se integrarán elementos de la Policía Militar, la Naval y los de la actual Policía Federal. En la segunda se invitará a los miembros que están en activo tanto del Ejército como de la Marina. Y finalmente, habrá una convocatoria dirigida a los jóvenes mexicanos, en la que se seleccionarán a 50 mil personas.

Esta Guardia formará parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pero el mando directo lo tendrá el presidente López Obrador.

El gobierno entrante planea que en diciembre próximo se comience a formar la estructura de este nuevo grupo. Sin embargo, tardarán tres años en completar las tres fases y tener a los 50 mil elementos que necesitan.

Mario Delgado, líder de Morena en la Cámara de Diputados, aseguró que retirar a los soldados y marinos de algunas partes del país las dejaría indefensas ante el crimen organizado, por lo que es necesario que se mantengan en las calles.

Además, anunció que la propuesta de reforma constitucional incluirá que la Guardia Nacional también pueda auxiliar al Ministerio Público, aunque no se explicó cómo realizarán estas tareas.

Delgado informó también que se invitará a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Fiscalía General a capacitar a los nuevos elementos, para que tengan conocimientos en temas penales, perspectiva de género, derechos humanos y el uso de legítimo de la fuerza.

Esto podría ser una medida ante las denuncias de las organizaciones no gubernamentales por los abusos de los militares y las violaciones a los derechos humanos que se han cometido en los últimos 12 años.

Erradicarán tortura y desapariciones

Durazo aseguró que en la próxima administración se erradicará la represión de la policía a los ciudadanos, y ninguna persona podrá ser torturada o desaparecida por algún elemento de seguridad.

En su intervención dijo que todas las denuncias de violación a los derechos humanos se investigaran y ninguna quedará impune.

Además, el gobierno tipificará como un delito federal el que la dependencias federales, estatales y municipales incumplan con las recomendaciones que haga la Comisión Nacional de Derechos Humanos y las comisiones estatales.

Otro de los ejes principales del Plan Nacional de Paz y Seguridad son el el combate a la corrupción, y la procuración de justicia;, con el fortalecimiento de las dependencias fiscalizadoras, como la Función Pública o la Auditoría Superior de la Federación.

Además, se reformará la estrategia de combate a las drogas; se garantizará el empleo, la salud y el bienestar de los ciudadanos; se regenerará la ética en la sociedad; y comenzará un proceso de pacificación, que incluye mecanismos de justicia para las víctimas.


Etiquetas: