Desaparecen 100 migrantes de la caravana después de un acoso policiaco

- Por

Estaban atravesando uno de los estados más violentos de latinoamérica. En su paso por Veracruz, una de las más grandes fosas del crimen en México, no se sabe en dónde están cien migrantes centroamericanos que estaban atravesando el país para buscar una mejor vida en los Estados Unidos. La trama de la desaparición está llena de misterios. Se cuenta el hostigamiento permanente por parte de la policía federal y también una vigilancia sólida por parte de la secretaría de migración mexicana.

La alerta de la desaparición no se ha dado desde la autoridad mexicana. Han tenido que salir organizaciones civiles a denunciar que nadie sabe en dónde están cien personas que habían tomado una decisión peligrosa: abordar camiones para trasladarse más rápido por el territorio veracruzano, en donde se han reportado secuestros, desapariciones, tortura y ejecuciones durante años. Desde que las familias centroamericanas abordaron los vehículos, ya nada se sabe de ellos.

La alerta nacional la ha dado el encargado de derechos humanos en Oaxaca, Arturo Peimbert, quien asegura que se seguirá acompañando y garantizando la protección de los derechos humanos migrantes en su paso por el país. Pero en contra de estas ayudas humanitarias está todo un aparato oficial policiaco que ha intentado de toda forma posible frenar el avance de la caravana migrante. Incluso el presidente Peña ha realizado estrategias legales para impedir que los centroamericanos pasen más allá de Chiapas o Oaxaca.

Actualmente, la avanzada migrante ya ha atravesado buena parte del país y ya hay presencia centroamericana masiva en albergues de la Ciudad de México y Puebla. Esto es justo lo que la Secretaría de Migración mexicana y el Presidente estaban evitando. En medio de su avance tortuoso, las familias migrantes han recibido la misma cantidad de apoyos e insultos por parte de la sociedad mexicana. La trama de los cien centroamericanos desaparecidos se ha alargado desde el sábado en la noche y la alarma ya llegó hasta la ONU.

Además, las organizaciones sociales denuncian que los apoyos de transporte que han recibido son bastante precarios y la autoridad mexicana, por lo menos en Veracruz, ha sumado esfuerzos para acelerar el paso migrante por su estado. La llegada de una parte de la caravana a Ciudad de México deja ver el apoyo de la sociedad mexicana para garantizar su libre tránsito por nuestro país. Desde el gobierno capitalino se ha informado que estarán atentos al cuidado de los derechos humanos de los centroamericanos que lleguen al gran albergue.

Se sabe que los dos vehículos en donde iban estas cien personas tenían las placas 183-EC-3 y KY-88-765, este último del Estado de México. Hasta los últimos testimonios de personas que vieron arrancar los motores se ha reclamado la condición en la que iban apretados y acorralados los centroamericanos, bajo un clima de sol grave y con la alerta de que dentro de estos vehículos estaban muchos bebés y niños.