Ciudadanos mexicanos del mismo sexo podrán casarse en consulados en el extranjero

- Por

Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena en el Senado de la República, no deja de dar la nota, si antes fue su controvertida propuesta sobre las comisiones bancarias, ahora aseguró que presentará una iniciativa de ley que permitiría a los mexicanos que tienen una relación sentimental con alguien de su mismo sexo, y que viven en el extranjero, contraer matrimonio en las oficinas consulares de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

De ese modo, explicó Monreal, se combatiría la discriminación que viven mexicanas y mexicanos de la comunidad LGBTQ que viven fuera del país y que tienen derecho a que su estado civil se les reconozca en todo el mundo, como sucede con las parejas heterosexuales.

La propuesta plantea modificar la Ley del Servicio Exterior para que, en el ejercicio de sus funciones como jueces del Registro Civil, los jefes de oficinas consulares autoricen y expidan actas de matrimonio, independientemente del sexo de las personas contrayentes.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado aseguró que esto será posible gracias a que la autoridad consular, al fungir como juez del Registro Civil, está obligada a observar los principios establecidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como la no discriminación y la igualdad de derechos sin importar la orientación sexual o identidad de género.

Ante ello, el régimen transitorio de la iniciativa, que presentará esta misma semana, establece que la Secretaría de Relaciones Exteriores deberá hacer las adecuaciones reglamentarias, normativas, administrativas y demás disposiciones que correspondan, dentro de los 90 días naturales siguientes a la entrada en vigor del decreto.

El primer caso, en Nueva York

El 26 de noviembre, en punto de las 18:00 horas, se celebró la primera boda gay bajo el Código Civil Federal en una representación diplomática de México: el Consulado General de México en Nueva York.

Después de siete años como pareja, Daniel Berezowsky y Jaime Chávez Alor se unieron en matrimonio en este lugar tras aprobarse su solicitud por Diego Gómez Pickering, cónsul general, después de un largo proceso que casi les niega el derecho de casarse.

La pareja recurrió a una corte mexicana y el Tribunal Civil del Segundo Distrito falló a su favor al determinar que la denegación de su solicitud se basó en una interpretación discriminatoria de un artículo que determina como unión mínima la de un hombre y una mujer.

El Tribunal pidió al consulado proteger los derechos de los jóvenes, y desestimó los argumentos con los que buscaban impedir la unión. Decían que podían “ir a Ciudad de México para casarse”, pero el tribunal estableció que 12 millones de ciudadanos mexicanos viven en el extranjero, a muchos de los cuales les es imposible viajar para casarse.