Cinépolis proyectará ‘Roma’ si Netflix acepta retrasar su estreno hasta 2019

- Por

La cinta más premiada en México este año es también la más difícil de exhibir. Lo que podría ser el estreno de “una joya de la cinematografía moderna” en las principales cadenas de cine en el país se ha convertido en un pleito por contratos y formas de exhibición. Mientras Alfonso Cuarón y Netflix promueven que todos los cines nacionales proyecten la cinta Roma, las dos más grandes cadenas de esta industria en México se niegan a hacerlo.

Detrás de la negativa, asegura Cinépolis, están condiciones injustas que Netflix busca imponer para la proyección de la cinta más aplaudida del cineasta mexicano Alfonso Cuarón. Los dueños de Netflix aseguran todo lo contrario, están dispuestos a ceder la cinta para su proyección en las miles de salas de Cinépolis siempre y cuando se done una parte de las ganancias a asociaciones benéficas. Lo que “la capital del cine” exige es que se retrase entonces el estreno de Roma en la plataforma digital.

Netflix ha anunciado con todo su poderío publicitario el estreno de Roma en su plataforma el 14 de diciembre. Para que Cinépolis pueda proyectar esta película, la cinta de Cuarón sobre una familia mexicana tendría que ser estrenada en la plataforma de streaming hasta marzo del 2019. Todo esto, aseguran, gracias a la “ventana de exhibición”, en donde Cinépolis no permite que películas que se proyectan en sus salas sean estrenadas en otras plataformas hasta 90 días después.

Alfonso Cuarón ha añadido fuego al conflicto al lamentar que haya más salas en Asia o Europa dispuestas a proyectar Roma antes que en su país. Los cines en donde se podrá ver la cinta del mexicano ganador del Oscar son todos independientes o relacionados con el gobierno, como la Cineteca Nacional. Entre conflictos y caprichos por ver quién gana en este duelo, millones de espectadores mexicanos parece que no tendrán oportunidad de ver Roma en salas tradicionales.

Por el momento, ni Cinépolis ni Cinemex han querido aceptar la oferta de Netflix. Esto deja ver dos cosas. En principio, el enorme poderío de estas dos cadenas de proyección fílmica que prácticamente tienen en sus manos a la mayor parte de los usuarios del cine en México. En segunda, que servicios nuevos como Netflix han adquirido tanto poder que pueden meter en jaque a las cadenas de cines tradicionales con negocios a nivel internacional.

Lo cierto es que el debate Cinépolis-Netflix deja ver lo opacos y acartonados que son los acuerdos para emitir filmes específicos en México. Si Cinépolis cediera, podría hacer que la cinta Roma se emita en sus más de 5 mil salas por todo México y Latinoamérica, pero el reclamo por las “ventanas de exhibición” están negando esta oportunidad. Detrás de esto están los dueños de Netflix sonriendo a carcajadas. Durante años han buscando financiar un gran proyecto que los haga la punta del nuevo cine independiente. El financiamiento de Roma parece ser su gran golpe.

Con la película de Alfonso Cuarón están próximos a recibir su primer Oscar en la historia y el filme ha sido tan bien recibido por la crítica que Netflix ya puede presumir un León de Oro entregado en Venecia. Esta ha sido la carta de presentación de una empresa que se ha apoderado de una buena parte de los amantes del cine en el mundo. Conscientes de esto, han invitado a las principales empresas de cine en nuestro país a generar acuerdos con ellos. Ahora, se deja ver la apretada estructura de estas empresas.

“Cinépolis estaría feliz de estrenarla a partir del 19 de noviembre en todos los estados de la República Mexicana. Además, ofrecemos un 50 por ciento de la recaudación sea donada a organizaciones sociales vinculadas con la causa del trabajo doméstica”, promete Cinépolis, siempre y cuando se respeten sus estatutos de exhibición. Por el momento, solamente se podrá ver Roma en cuarenta cines independientes que no tuvieron ningún problema en exhibir la película más celebrada hecha en México en los últimos años.


Etiquetas: