12 mil centroamericanos avanzan por México en cuatro caravanas

- Por

El sueño migrante se hace cada vez más grande y no hay manera de cortar su paso. Después de los empeños del gobierno peñista por frenar e impedir que sigan avanzando, los casi 12 mil centroamericanos que buscan una mejor vida en Estados Unidos se preparan para recorrer las costillas del país y acercarse a la temida y peligrosa frontera norte con el país gobernado por Donald Trump.

La marcha sureña no se detiene y después de que 3 mil centroamericanos cruzaron a México después de un portazo se han unido a este éxodo masivo poco más 17 mil personas más. El día de ayer se presentó una cuarta caravana migrante que ya cruzó desde Guatemala hasta Chiapas, el estado mexicano más cercano a centroamérica. El avance de estas familias que buscan una mejor calidad de vida y huyen de la violencia no se ha dejado intimidar por las amenazas xenófobas del presidente de Estados Unidos.

Tampoco se han querido adherir al plan del presidente mexicano para detener su paso. El número de centroamericanos cruzando desde México para llegar al país del pay de manzana se ha elevado de manera considerable en las últimas semanas. El valor de la primera caravana y su resistencia han sido un modelo para muchas más personas que también buscan seguirles el paso por carreteras mexicanas. Fueron 40 los policías nacionales que no pudieron frenar el avance de entre dos y cuatro mil centroamericanos el día de ayer.

Este nuevo cúmulo de personas determinadas a conseguir empleos en Estados Unidos también se han negado a adecuarse a los frenos del gobierno mexicano. Recordemos que Enrique Peña Nieto prometió atención médica, educación y trabajos temporales a los migrantes que decidieran registrarse legalmente ante la secretaría de migración mexicana. La intención del priista es la de detener la avanzada sureña en un claro intento por complacer a Trump.

Para los 12 mil centroamericanos que están atravesando nuestro país, la promesa de una mejor vida en Estados Unidos pesa mucho más que los más de 5 mil soldados estadounidenses que ya los están esperando en la frontera sur yanqui. Por el momento se encuentran caminando o transportados en camiones cuatro enormes grupos de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños, y se sabe que entre estas movilizaciones humanas hay mujeres embarazadas, bebés recién nacidos y niños pequeños.

Incluso desde Guatemala se está influyendo para que los migrantes entren a México pactando con el plan de Enrique Peña Nieto. El cónsul mexicano, Mauricio Hurtado, ha estado convocando a los miles de migrantes a pasar directamente a las oficinas de migración mexicana para que sean registrados oficialmente y entren al país pero sin poder avanzar más allá de dos estados: Chiapas y Oaxaca. Recordemos que el plan #EstásEnTuCasa ofrece beneficios para los centroamericanos, siempre y cuando no avancen a otros estados del país. Con esto, el gobierno mexicano tiende una trampa para la avanzada migrante.

Pero la gran mayoría de los integrantes de la caravana han rechazado adaptarse a las intenciones de Enrique Peña y continúan ya por territorio veracruzano, acercándose cada vez más al centro del país, en donde hay intenciones de llegar hasta el senado mexicano para exponer sus razones de porqué tuvieron que abandonar su país y atravesar el nuestro para conseguir una mejor vida en una nación llena de racismo y xenofobia como es el Estados Unidos actual.