Cantv, la empresa que no puede garantizar internet para los venezolanos

- Por

Han pasado ya décadas desde que el sistema de telecomunicaciones venezolano operó de forma deseada. Las personas en Venezuela han tenido que acostumbrarse a lidiar con problemas para recurrir a comunicaciones de calidad. Mientras cierran periódicos y quiebran televisoras, la principal empresa de telecomunicaciones venezolana está agonizando día a día.

Se trata de Cantv, una empresa cien por ciento venezolana que ha recibido todo el golpe del chavismo y la crisis económica que tiene hundida a la nación liderada por Nicolás Maduro. Los empleados cuentan que poco a poco han visto cómo sus compañeros huyen de la empresa para buscar otro empleo, además de ver cómo se pierden servicios básicos en la empresa como la luz o el internet. El problema ha llevado a Cantv a plantearse si seguir en el panorama empresarial bolivariano.

Las fotos de la empresa parecen más las de un sitio abandonado. En el estacionamiento de Cantv se pueden ver vehículos desvalijados y abandonados. No pueden operar ya que no hay posibilidades de comprar baterías de auto o llantas nuevas. A pesar del duro golpe económico, Cantv continúa siendo la principal empresa de telecomunicaciones en un país con un severo daño a la libertad de expresión y con problema para que sus ciudadanos recurran a noticias más allá de los canales oficiales.

Con la debilitación de Cantv también se ha perdido la conectividad entre dispositivos móviles. La red que se maneja en Venezuela para acceder a internet es ya una de las más lentas y difíciles a nivel internacional. Entre el caos económico y social venezolano, Cantv no alcanza a proveer la red telefónica y el internet que el pueblo de Venezuela necesita para comunicarse correctamente. Un vistazo a la empresa deja ver sistema precarios y redes de cableado polvoso y viejo que data de los noventas. Es con este tipo de equipo con el que los venezolanos apenas logran comunicarse.

Nicolás Maduro insiste en que las cosas van a mejorar para Cantv. Y es que es solamente en esa empresa en donde se concentra la comunicación digital de los venezolanos y las condiciones laborales han obligado a los trabajadores o a renunciar o a hacer muchas tareas a la vez. Todo esto, además, con un sistema de salarios precarios que se enfrenta al tope salarial impuesto por el gobierno. Entre los problemas internos también se sabe de saqueos y robos masivos a equipo electrónico de la empresa. Los ladrones roban los cables para extraer el cobre y venderlo.

Todo esto pone en riesgo la conectividad de los venezolanos. El servicio de internet ya de por sí es lento y ahora, con los agravios de Cantv, las caídas de red son cada vez más constantes. Para sostener la crisis se encuentra un grupo numeroso de empleados que intentan salvar el barco con salarios de hasta 8 dólares mensuales. Desde el otro lado, su presidente, Manuel Fernández, asegura que todo va bien con Cantv en Venezuela y que esta empresa seguirá siendo la matriz para comunicar a millones de personas en el país de Nicolás Maduro.

Además, se suma un supuesto escándalo de espionaje organizado por el gobierno madurista para espiar las conversaciones de los usuarios de Cantv. Y es que además de esta empresa no hay otras opciones para disfrutar de conectividad en un país que se ha aislado del resto del mundo. Lo cierto es que la empresa ha quedado totalmente debilitada y los constantes auxilios económicos de la banca venezolana apenas y alcanzar a cubrir los huecos.

Mientras tanto, el impacto real pega a los venezolanos que quieren conectarse a internet o comunicarse con sus familias en un país que ha generado éxodos masivos desde que el chavismo llegó al poder.