Anulan elección porque el ganador bailó con un brujo en campaña

- Por

Nadie le advirtió a Félix Alberto Linares que ir a bailar a Chalma le costaría la elección de presidente municipal de Ocuilan, en el estado de México, ya que el por el uso ilegal de símbolos religiosos durante su campaña electoral, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), determinó anular los comicios de presidente municipal, donde el candidato la coalición PRD-PAN había ganado su reelección.

El Tribunal acreditó que el candidato ganador de la contienda, Félix Alberto Linares participó en una procesión religiosa al Santuario del Señor de Chalma, lo que a consideración de los magistrados pudo haber influido y permitido que el abanderado perredista obtuviera adeptos de los feligreses con la asistencia a esta procesión.

Los magistrados explicaron que se trata de un asunto importante y, tras analizar las implicaciones previstas en los artículos 24 y 130 de la Constitución en la validez de las elecciones, consideraron que el entonces candidato acudió a una procesión al Santuario del Señor de Chalma, considerado como un acto religioso, que vulnera lo establecido en la Constitución.

En la procesión le dieron un cristo al candidato. A Chalma se acude a pedir a una divinidad, lo que permita el sentido de la Constitución. Una violación de este tamaño trasciende a la elección misma”, señalaron.

El Tribunal sentenció que este acto pudo influir en los casi dos mil votos de diferencia que se obtuvieron entre el primer y segundo lugar.No se pueden permitir estos ritos católicos para actos de campaña”, dijeron los magistrados.

La versión del PRD

El PRD ha sostenido que la procesión no ocurrió en Ocuilan, sino en el municipio vecino de Malinalco, por lo que no se puede tomar esto como un acto de campaña, además de que la participación de Félix Alberto Linares en esta procesión no fue determinante en el resultado, pues la diferencia entre el primero y segundo lugar es de más de dos mil votos.

Con esta determinación, que aún puede ser impugnada ante la Sala Superior del TEPJF, se tendrían que realizar elecciones extraordinarias en el primer trimestre del año entrante, lo que obligaría al Congreso del estado de México a nombrar a ayuntamientos provisionales, pues las nuevas administraciones municipales entran en funciones el próximo 1 de enero.