16 mujeres desaparecidas, el legado de Zona Divas en México

- Por

Una investigación del portal VICE se adentró en la historia de Kenni Mireya Finol, una de las 16 mujeres extranjeras desaparecidas, que dejo como legado la operación del sitio web Zona Divas, dedicado a la explotación sexual.

Tras el cierre del sitio web en abril pasado y la detención de Ignacio Antonio Santoyo Cervantes, alías El Soni, las macabras historias de estas mujeres comienzan a surgir a la luz pública.

Feminicidios a extranjeras

El cuerpo de Kenni de 26 años fue localizado en un terreno baldío de la colonia Jardines de Santa Clara, en Ecatepec, no tenía ojos y su rostro fue completamente desfigurado con ácido, como último ultraje después de su feminicidio.

De nacionalidad venezolana, Kenni llegó a México en 2015, obligada por la crisis que se vivía en su país y aunque probó suerte en varios empleos, la necesidad la acercó al sitio web, que ofrecía mujeres con anuncios clasificados para ejecutivos, políticos y artistas

Sus rasgos finos y tez blanca, le ganaron a Kenni el apodo entre sus compañeras de La Paris Hilton; cabello rubio y nariz respingada, daba la pinta de que sólo tenía 19 años, truco con el que conseguía clientes en el sitio web.

De acuerdo con diversos testimonios, el negocio funcionaba de la siguiente forma, mediante una serie de fotografías de las mujeres, se ofrecía el servicio en el sitio web; mismo que tenía un costo de 2,500 pesos por cada cita.

Una vez que las mujeres concretaban un servicio, 40% de ese dinero se quedaba con los administradores del sitio web como una comisión por la gestión; el resto del dinero lo utilizaban las víctimas para pagar la supuesta deuda que implicaba su estancia en el país.

Es preciso indicar que, en México, la prostitución es legal, si el intercambio de servicios sexuales se acuerda entre dos personas; pero se convierte en un delito cuando interviene una tercera persona para beneficiarse económicamente.

Cómo funcionaba Zona Divas

Y es en este sentido, donde comienzan las acciones ilegales de Zona Divas, pues de acuerdo con testimonios de sobrevivientes, el negocio no sólo ofrecía los servicios de mujeres que estaban de acuerdo con desempeñar ese trabajo.

Según testimonios de las sobrevivientes, el sitio tenía tres modus operandi: ofrecerle trabajo a mexicanas como “escorts”; buscar a extranjeras en México que estuvieran desesperadas por enviar dinero a sus familias y traer a jóvenes desde Colombia o Venezuela con engaños para trata de blancas.

En el caso de las extrajeras, según la publicación de VICE, las mujeres eran ingresadas en el país en la complicidad de las autoridades migratorias, luego eran llevadas a casas de seguridad, donde se les amenazaba diciendo que el viaje había tenido un costo de 80 mil pesos, monto que tenían que pagar trabajando.

Si las mujeres se negaban a prostituirse, eran atacadas por varios hombres; para posteriormente ser trasladadas a un estudio fotográfico, donde les realizaban una sesión fotográfica pornográfica, que usualmente duraba todo un día, debido a que las mujeres no podían contener el llanto.

Posteriormente eran rentadas a hombres poderosos, en su mayoría mafiosos, como Brayan Mauricio González, alías El Pozoles, líder del grupo criminal La Unión Tepito y quien es presunto responsable de la muerte de Kenni.

Mira la investigación completa en VICE en Español