108 defensores de la tierra fueron asesinados en la última década

- Por

Una investigación del portal mexico.com reveló que 108 defensores de la tierra fueron asesinados en la última década en nuestro país.

De acuerdo con la publicación estas muertes obedecen a la defensa de bosques, ríos y agua, siendo los indígenas el segmento poblacional mayormente afectado por estos asesinatos.

Defensores indígenas en mayor riesgo

La investigación encontró que 82 defensores de la tierra y el agua que fueron víctimas de homicidio o desaparición son originarios de comunidades como: los nahuas, purépechas y triquis, es decir, 66% son indígenas.

A estos 108 asesinatos, de los cuales seis fueron dirigidos hacia mujeres; se le suman 17 desapariciones forzadas, entre ellas la de una mujer.

El citado medio develó que, de acuerdo con su base de datos, cotejada con un documento de Global Witness, otro del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) y con la tesis de la investigadora Lucía Velázquez Hernández sobre defensores ambientales, dos de cada tres personas asesinadas eran indígenas.

Sin embargo, pese a lo relevante de los datos, no existen investigaciones enfocadas en la condición indígena de las víctimas y en descubrir si dichas muertes tienen una carga de discriminación racial.

Mexico.com destacó los casos de los defensores nahuas Antonio Esteban y Francisco López Bárcenas, quienes fueron asesinados en la sierra de Puebla, tras una lucha de años contra los proyectos mineros, hidroeléctricos, de contaminación industrial o despojo de agua.

Asimismo, el portal indico que el pueblo nahua registra el mayor número de homicidios de defensores de la tierra a nivel nacional (45), seguido por el purépecha (19), rarámuri (8), triqui (4), wixárika (3), y con un caso, los pueblos yaqui, ayuuki, tsotsil y mixteco.

Violencia por la tierra

De total de crímenes cometidos contra estos activistas, 49 ocurrieron durante en el gobierno de Enrique Peña Nieto y 76 en la administración Felipe Calderón, siendo el año más caótico fue 2011 con 30 homicidios de activistas por la tierra y el 2017 con 19 crímenes.

A unos días de tomar posesión la nueva administración, en el movimiento ecologista de Cuetzalan hay reservas sobre lo que pasará con los proyectos suspendidos de la hidroeléctrica, la subestación eléctrica de Cuetzalan y los mineros y de hidrocarburos.

Esto pese a que María Luisa Albores, futura titular de la Secretaría de Bienestar es una activista local reconocida; además de ser integrante de integrante de la Unión de Cooperativas Teosepan Titaniske, que produce café y pimienta y lo vende a un precio justo en el mercado internacional.

López Obrador debe asegurar justicia para los activistas asesinados, fortalecer la implementación del Mecanismo de Protección para personas defensoras, y garantizar que las comunidades puedan dar o no su consentimiento previo, libre e informado sobre el uso de sus tierras”, puntualizó Billy Kyte de Global Witness en entrevista para el citado medio.