Ricardo Monreal quiere pasar a magistrados por el polígrafo y antidoping

- Por

Octubre será recordado como el mes en que Morena abrió otro frente de combate, esta vez contra el Poder Judicial de la Federación. Como en todos los escenarios, cada acto tiene a sus protagonistas, en éste en particular, Ricardo Monreal, senador morenista y además coordinador de su grupo parlamentario, encara el papel de quien toma la ventaja: propuso una iniciativa de ley para someter a los jueces y magistrados del Poder Judicial a cinco evaluaciones de control de confianza: patrimonial, médica, psicométrica y psicológica, toxicológica y poligráfica, esta última mejor conocida como detector de mentiras.

Aunque hay quienes opinan que la actitud de Monreal y Morena son una demostración de franca confrontación y un alegato sin fundamento, la iniciativa de ley se entiende al observar algunos datos sobre el Poder Judicial, por ejemplo, el que toca a los choferes de jueces y magistrados, donde se reporta un gasto de 900 millones de pesos anuales.

Con la iniciativa de Ricardo Monreal, el ingreso, permanencia y promoción a la carrera judicial estará sujeto a la aprobación de las cinco pruebas de control de confianza propuestas.
La evaluación, conocida ya como los Cinco Mandamientos de Monreal, se suma a los distintos exhortos y críticas que Morena ha hecho contra el Poder Judicial, como señalar el franco nepotismo de la institución, donde el 51 por ciento de los jueces y magistrados tienen al menos a un familiar laborando en su propio circuito judicial, de ese 51 por ciento, el 68 por ciento de los familiares es consanguíneo y el 32 por ciento por afinidad.

En su exposición de motivos, Monreal aseguró en la Cámara Alta que “la falta de controles de confianza efectivos sobre servidores públicos que se encargan de la prevención del delito y de la procuración e impartición de justicia, han contribuido de manera importante a condenar al fracaso los esfuerzos para construir un país más seguro y en paz”.

Las acciones de Morena no terminan ahí, pues Monreal también va por una reforma integral a la Ley Orgánica del Poder Judicial de la federación para concretar una verdadera paridad de géneros en sus órganos colegiados y que garantice la alternancia de género en la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la nación.