Buscan eliminar los espectáculos taurinos en la Ciudad de México

- Por

Después de años de debates, el partido Verde vuelve a insistir con una propuesta polémica. Los verdes quieren que se prohiban totalmente las corridas de toros en la capital del país. Recordemos que es en la Ciudad de México en donde se celebran con llenos totales los espectáculos taurinos más importantes del continente americano. La intención es la de seguir la ruta de Sonora, Coahuila y Veracruz, en donde las corridas de toros están prohibidas.

La iniciativa la han presentado Teresa Ramos y Alessandra Rojo, asegurando que México debe adaptarse a las iniciativas internacionales en pro de los derechos de los animales. La intención de las verdes es respetar la vida de los toros de lidia involucrados y evitar hacer de la matanza de animales un espectáculo amparado por la ley capitalina. Hasta donde se sabe, la propuesta de las diputadas no buscaría la eliminación de la fiesta taurina a nivel nacional.

México heredó esta práctica durante la conquista española y en nuestro país se encuentran varias de las ganaderías de toro de lidia más importantes del mundo. Además, la Plaza México, el gran coloso taurina del continente, es el escenario en donde se pone a prueba las hazañas de los mejores toreros del planeta. La importancia de México en el ambiente taurino global es inminente y una censura capitalina a esta práctica pondría en serios aprietos a empresarios, ganaderos y comerciantes locales.

https://twitter.com/partidoverdemex/status/1047951565980672002?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1047951565980672002&ref_url=https%3A%2F%2Flospleyers.com%2Fnoticias%2Fbuscan-prohibir-corridas-toros-ciudad-mexico-partido-verde%2F

La iniciativa del partido Verde contempla las necesidades de estos últimos. Según la propuesta, se habría de reincorporar a los vendedores tradicionales de productos y recuerdos taurinos a otras áreas de oportunidad para que no pierdan sus ingresos. En la capital mexicana es costumbre asistir en familia a la “temporada grande”, la serie de corridas taurinas en el verano en donde se lidian decenas de toros a manos de los mejores toreros españoles, franceses, latinoamericanos y mexicanos.

La industria taurina genera ingresos millonarios con cada temporada. Para los encargados de los eventos taurinos, grandes defensores de la actividad española, abrir la Plaza México a un evento así cuesta cerca de 280 mil pesos. Argumentan que cada tarde de corridas se generan ingresos que alimentan a trabajadores en la plaza, en las ganaderías que crían a las bestias y a decenas de personas involucradas en el acto.

Los verdes proponen que la actividad sea prohibida totalmente desde el terreno legal, argumentando la violencia que se genera en contra de los animales. Para lograr que la ley pase y se imponga en una capital taurina, las diputadas proponen una multa de más de 644 mil pesos a toda persona que genere o motive esta práctica en la Ciudad de México. Que hayan elegido prohibirla en la capital mexicana es un factor clave, ya que ahí es donde se concentra la mayor afición taurina en el país.

Con esto se pretende censurar una actividad que ha sido puesta en duda por la cantidad de asesinatos animales en el ruedo. Mientras los defensores de la fiesta brava argumentan que se trata de un deporte como cualquier otro, los colectivos y partidos políticos en pro de los derechos animales continúan avanzando legalmente para detener la actividad taurina. Por el momento, esta iniciativa ha sido negada en varias ocasiones, ya que podría detener una gran industria ganadera nacional, comentan los protaurinos.

La actividad, además, es bastante atrayente para varios políticos mexicanos. Durante la elección de candidatos a la presidencia, el partido Verde no dudó en adherirse a Antonio Meade, un conocido aficionado de la fiesta brava. Esto representaba una traición a los lineamientos que dieron origen al partido Verde, pero durante esa polémica el partido «ecologista» no quiso opinar sobre el tema. Ahora que perdió Meade y se viene un gobierno de izquierda, el PVEM se siente de nuevo capaz de ofertar esta prohibición.