Presupuesto 2019 sorprenderá por austeridad, promete Morena

- Por

El famoso plan de Morena para generar la mayor cantidad de ahorros en el gobierno mexicano continúa inundándolo todo. Ahora, a pocos meses de que López Obrador llegue al poder, ya se presume que el Presupuesto 2019 estará impregnado del modelo de austeridad republicana que llevó al tabasqueño a ganar de forma rotunda. En el documento que regirá cuánto dinero se le destinará a cada apéndice del gobierno se contemplara el ahorro antes que cualquier otra cosa.

En boca de Carlos Urzúa, uno de los hombres más cercanos a Obrador, se menciona una sorpresa dentro del Presupuesto 2019 en el que ya están trabajando. El primero gobierno de izquierda en México quiere llegar el primero de diciembre a meter un freno total a todo el derroche de recursos que marcó a la presidencia de Enrique Peña. A punto de partir, tanto el presidente como su gabinete aún continúan mostrando su poder de capital económico en cada oportunidad posible.

Urzúa dirigirá la secretaría de Hacienda, el órgano encargado de habilitar todo el dinero que habrá de usar el partido guinda desde el terreno federal para el 2019. Obrador ya ha prometido que durante su gobierno se revitalizará el campo mexicano, se duplicarán las pensiones a adultos mayores, se becarán a jóvenes sin empleo y se destinarán recursos como nunca antes para la cultura y la educación en el país. Todo esto requiere miles de millones de pesos para operar y la austeridad habría de reunir buena cantidad de este dinero.

En el Presupuesto 2018, el último durante el sexenio peñista, se plantearon esquemas similares de austeridad pero se terminó recortando dinero a cultura, salud, deporte y sumando miles de millones de pesos a programas sociales (justo en tiempos electorales), lo que derivó en compra de votos. Todo esto es lo que Morena quiere dejar atrás, asegurando que Obrador bromea con el término al decir que su gobierno contempla una “austeridad franciscana” (refiriéndose al santo católico que decidió vivir en condiciones de extrema pobreza). Esto, asegura Urzúa, marcará la pauta para la elaboración del Presupuesto 2019.

Pero para lograr un buen presupuesto austero, la secretaría de Hacienda ya ha prometido que ellos serán lo más austeros posibles. Conocida durante los gobiernos panistas y priistas como una de las secretarías con nóminas más altas, la Hacienda del gobierno de izquierda ya aseguró recortes a personal innecesario, la reducción de salarios y muchos menos asesores de los que acostumbró el peñismo, a cargo de Luis Videgaray.

Morena tiene un compromiso fuerte con los más de 30 millones de mexicanos que votaron por su fórmula política. Los guindas saben que tener tanta representación en los tres poderes de la Unión también los obliga a cumplir tajántemente sus promesas de campaña. Por lo tanto, aseguran esforzarse por incluir austeridad y protección a las clases bajas desde el primer día del gobierno obradorista.

Morena ya logró reducir algunos gastos innecesarios, eliminar las pensiones a expresidentes, quitar choferes privados, reducir algunas cuotas e imponer condiciones laborales que no estén llenas de derroches y lujos. Lo cierto es que el Presupuesto 2019 dejará en claro si Morena irá o no con todo con el tema de la austeridad republicana. Por el momento, ya prometen sorpresas. El paquete económico habrá de entregarse al Congreso en el último mes de este año.