México y Trump, la dupla perfecta en la expulsión de migrantes

- Por

Con la llegada de la caravana migrante de centroamericanos a la frontera Sur del País y las reacciones de los políticos de mayor rango, entre ellos el presidente electo, salen a la luz diversos datos migratorios que dejan al Gobierno Mexicano como el hermano mayor de Donald Trump.

Según cifras reveladas por EL Universal, México es el mayor expulsor de guatemaltecos, salvadoreños y hondureños de 2015 a 2018 y superó las cifras de deportaciones de centroamericanos —de 2011 a 2014— de Estados Unidos, destino principal de los migrantes irregulares, difundieron los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Estas cifras contradicen el discurso oficial y social, en el que México se presenta como un país tolerante y receptivo para los migrantes.

De enero de 2015 a septiembre de 2018, México expulsó a 436 mil 125 guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, y EU a 293 mil 813.

En total, México y EU repatriaron a 729 mil 938 guatemaltecos, hondureños y salvadoreños de 2015 a septiembre de 2018, y a 715 mil 233 de enero de 2011 a diciembre de 2014, por lo que el cuatrienio 2015-2018 podría sobrepasar al de 2011-2014 al cierre de diciembre próximo.

La Organización Mundial Para la Migración (OMI) explica el fenómeno de forma concreta: México es una barrera inmensa para detener la migración de centroamericanos a Estados Unidos.
Para los migrantes, la visión es clara, México es una suerte de policía financiada por EU para evitar el ingreso de más ilegales.

Los datos son concretos: 139 mil 452 guatemaltecos, salvadoreños y hondureños fueron regresados en avión a sus naciones de origen de EU desde que Donald Trump asumió la presidencia, en enero de 2017. México también superó a EU con las deportaciones de personas de esos tres países en la administración Trump, con 141 mil 367.

El impacto interno social y económico que sufrirán los países centroamericanos con la política de Trump de cerrar fronteras y endurecer las reglas migratorias no tardará en notarse, revelan los especialistas.

Aunque el Gobierno Mexicano no se queda atrás, datos del gobierno guatemalteco de enero a septiembre de 2018 mostraron que México fortaleció el control en el límite con Guatemala para impedir el paso de migrantes irregulares hacia EU e incrementó 128% la cifra de centroamericanos deportados a suelo guatemalteco frente al mismo periodo de 2017.