La violencia nos costó 33 mil pesos a cada mexicano en 2017

- Por

México ha tenido que soportar un título poco glorioso: en 2017 se vivió el año más violento en la historia reciente del país. La cifra fue alarmante a nivel internacional y se dio justo en la recta final de la accidentada presidencia de Enrique Peña Nieto. Además, el doloroso dato dejó ver la fallida estrategia contra las drogas que tiene al país en una guerra de doce años. Claramente, esta violencia ha impactado al país económicamente.

Cifras del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCT) dejan ver un golpe de 4.7 billones de pesos al país como resultado de la violencia, tan solo en 2017. Lo que se pierde con el alto nivel de violencia es prácticamente el 20% del producto interno bruto nacional. Con esa cantidad de dinero que se pierde entre secuestros, extorsiones, terrorismo, balaceras, estrategias fallidas de seguridad y una política del terror por parte de los delincuentes, se podrían haber impulsado programas sociales que redujeran drásticamente la pobreza en México

Recordemos que fue el 2017 el año que dejó ver la pésima estrategia de seguridad del gobierno peñista.Los números son rojos y rozan los 30 mil muertos en México en tan solo doce meses. Mucha de esta matanza deriva de la guerra contra el narcotráfico y la corrupción policiaca, que ha permitido que el narcotráfico controle comandancias enteras en todo el país. Mientras más se mira en los pueblos y municipios mexicanos, más violencia se percibe.

Por lo tanto, la cifra de 4.7 billones de pesos que se pierden entre la violencia mexicana genera una deuda promedio de 33 mil pesos por cada mexicano. Las pérdidas son alarmantes y varían, dependiendo del estado. En Yucatán, el estado más pacífico del país, se ha perdido poco dinero a causa de la violencia: algo así como que cada yucateco ha perdido 9 mil pesos a causa de esta inseguridad nacional. En Baja California, el estado más violento, cada nativo habría de pagar cerca de 94 mil pesos por las pérdidas económicas.

Lo cierto es que la guerra del narcotráfico ha destruido a familias enteras, poblaciones, generaciones de niños y jóvenes, y ahora empieza a golpear directamente a la economía nacional. Para el gobierno de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, la guerra fue la mejor opción para destruir el crimen organizado. El resultado de la batalla es de prácticamente 250 mil muertos en doce años. En medio de todo esto, la violencia genera desempleo, falta de inversión, corrupción, impunidad, saqueos, robos y demás actos que han tocado las arcas mexicanas.

Los estados en donde la violencia lastima más directamente en la economía son Sinaloa, Ciudad de México, Michoacán, Veracruz, Estado de México, entre otros. Pero no toda la violencia es armada. También se sabe de violencia económica, doméstica, familiar, social, psicológica, laboral y otras tantas agresiones que han generado pérdida de empleos, estabilidad familiar, emocional y más.

Con el dinero que se ha perdido, el gobierno bien podría haber impulsado iniciativas para mejorar la educación, la salud, la paz social y otras mejores que ha quedado a deber desde que arrancara el gobierno de Peña Nieto. Este último, asegura que su estrategia de seguridad ha dejado una sensación de tranquilidad para millones de mexicanos. Pero también ha reconocido que no se detuvo la violencia como se esperaba. En medio de todo esto, millones de familias mexicanas viven con miedo y con un golpe económico derivado de todo esto.