En la Capufe, el compadre de Peña Nieto dio 2 mil millones a empresa fantasma

- Por

El sexenio peñista llegó al punto de colocar al frente de puestos clave para el desarrollo del país a compadres del presidente mexiquense. Se trata del caso de Benito Neme Sastré, un hombre íntimo del presidente Peña que tuvo a su cargo las decisiones de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), en donde se ha detectado un contrato enorme por 2,172 millones de pesos con una empresa irregular.

Una organización de control interna en la Capufe deja ver que el domicilio en donde se supone habrían de encontrar la empresa no tiene nada que ver con el contrato señalado. En el acuerdo que promovió Benito Neme se solicita la contratación de más de 4 mil personas para trabajar en la Capufe. Pero no se ha logrado localizar a la empresa que se hizo con el contrato multimillonario. La empresa llevaría por nombre Servicios Integrales Trujillo Romano y habría sido contratada sin explicar el porqué de solicitarle tantos empleados en un solo contrato.

La duda surge tanto por la cantidad entregada, el número de empleados solicitados y la justificación para realizar la acción. La principal firma en el documento involucra a Carlos Fernández Sánchez, encargado del capital humano y cercano al comprado del presidente mexicano. Junto a Sánchez se encuentra la firma del director de las finanzas de Capufe, Isaac Riveroll Sánchez. Estos dos personajes ya están siendo investigados por otra anomalía fiscal de más de 28 millones.

Este tema exhibe una vez más el nivel de corrupción que se ha generado en el sexenio peñista que está a pocas semanas de terminar. En prácticamente cada institución a cargo del gabinete de Peña se han encontrado anomalías o claros desvíos de recursos, resaltando la magna Estafa Maestra. Para hacerse con este contrato por 2,172 millones se involucraron más de diez empresas en competencia. En la auditoría se ha descubierto que de las doce empresas que intentaron participar, diez no existen, una tiene anomalías y otra más, la ganadora, no presentó documentos auténticos.

Con este contrato en la Capufe se revelan también las fórmulas de empresa fantasma que ayudaron a desviar recursos en estados como Veracruz o Chihuahua. La práctica tiene el sello del PRI en el sexenio y era cuestión de tiempo para que la auditoría superior detectara anomalías en el organismo a cargo del compadre de Peña Nieto. Además, dentro de su liderazgo en la Capufe, ya se habían manifestado varias acusaciones de corrupción.

Las acusaciones las realizó Mexicanos Contra la Corrupción y dejan claro que desde la Capufe “se filtró información confidencial sobre especificaciones y montos de obras para beneficiar a empresas que ganaron licitaciones por 770 millones de pesos”. Como respuesta, la Capufe de Neme demandó al medio por cuestionarlos. Esta también sería una práctica que se heredó de varias dependencias del gobierno peñista.

Neme Sastré tiene una larga relación con el priismo nacional. Su padre, Salvador, tuvo puestos importantes como la gubernatura de Tabasco, en donde tuvo una labor plagada de escándalos de corrupción y nepotismo. Su hijo está siendo investigado por un contrato con una empresa presuntamente ubicada en Lago Victoria 74, en la colonia Granada, Ciudad de México. Al llegar al lugar, los auditores no encontraron nada.

De los 4 mil empleados contratados por la Capufe tampoco se han encontrado datos, y los que han llegado a existir no realizan las labores para las que fueron contratados. Lo que sí se sabe es que Fernández Sánchez, el encargado de capital humano en la Capufe, sí le dio trabajo a su pareja, con un sueldo de más de 65 mil pesos mensuales.

Mira toda la información en esta nota de Proceso.