Las empresas fantasma han movido 2 billones de pesos en la era Peña Nieto

- Por

El escándalo final del sexenio peñista parece estar ligado completamente al desvío de recursos. Desde varios estados de la república gobernados por priistas hasta las principales secretarías de gobierno han estado involucrados en saqueos masivos de dinero público, usando siempre un esquema que busca lavar el dinero con empresas irregulares. Estas empresas destinatarias han estado involucradas en al menos 2 billones de pesos desde 2014.

Esta cifra es apenas un acercamiento a todo el dinero que ha desaparecido bajo el esquema que han usado personajes como César Duarte, Javier Duarte, entre otros. El titular del sistema tributario nacional aseguró que este tipo de fraudes al erario se han hecho bastante comunes en los últimos años, y que la lista negra empresas irregulares continúa creciendo después de investigaciones continuas.

Los métodos que se han detectado generalmente para operar estos fraudes cuentan con facturaciones simuladas. Es decir, operaciones que no generan obligaciones fiscales reales y no hay forma de detectar realmente a dónde fueron a parar los montos entregados. Con la investigación La Estafa Maestra, el periodismo independiente mexicano develó la red de desvíos de recursos destinados a programas sociales que usaron varias secretarías mexicanas bajo este esquema. Además, en este caso se utilizaron triangulaciones de recursos gracias al apoyo de varias universidades mexicanas.

Lo cierto es que el daño que se ha detectado con el uso de empresas fantasmas ha lastimado severamente a las arcas del estado. Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se han logrado detectar estas redes por todo el país y la cifra billonaria solamente deja ver los alcances de la corrupción en México. Para Osvaldo Santín, director del SAT, se trabaja a diario para detectar y sellar a estas empresas que no cuentan, generalmente, con domicilios fiscales reales ni tampoco realizan actividades relacionadas con el objetivo para el que fueron contratadas.

Tan solo en Veracruz, Javier Duarte desapareció 60 mil millones de pesos y la justicia mexicana no ha podido generar una carpeta sólida para condenarlo por el saqueo multimillonario. Durante su mandato se detectaron contratos celebrados prácticamente entre todas las secretarías estatales y empresas irregulares. Para Santín, en México hay más de 30 mil empresas fantasma detectadas. Su detección se logra gracias a que ninguna de ellas está declarando a tiempo sus impuestos, la gran parte ni siquiera declara.

En México ya es costumbre que los periodistas busquen información sobre estas empresas y se topen con casas de interes social, en ocasiones de adobe o en obra negra, que tienen el domicilio en donde supuestamente habría una empresa. Además, se han reportado cientos de casos en donde personas en pobreza extrema, beneficiarios de programas sociales, resultan ser los dueños de estas empresas que facturan millones de pesos mensuales.

Para evitar que estas empresas sean contratadas de nuevo por instancias de gobiernos locales, el SAT les está dando de baja sus sellos fiscales. Con estas acciones se pretende frenar todo tipo de relación comercial con empresas irregulares que están fichadas dentro de la lista negra.