El Sector Salud: desvíos multimillonarios en 20 administraciones estatales

- Por

El sector Salud continúa siendo una enorme laguna de corrupción y malos manejos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la revisión de la Cuenta Pública de 2017 del gasto federalizado, en el 62.5 por ciento de las entidades del país se encontraron por lo menos 11 maneras en que el dinero del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, del Seguro Popular y Prospera, en su componente de salud, sirvió para pagar salarios.

Ese 62.5 por ciento representó en el ejercicio fiscal 2017 a 20 estados de la República Mexicana, los cuales desviaron 2 mil 093 millones 188 mil 291 de pesos para pagar salarios y prestaciones que estuvieron fuera de la ley con dinero federal etiquetado para salud y programas sociales.

Para entender la magnitud del desvío, la ASF señala que en sueldos pagados a personas de las que no se encontró prueba alguna que demostrara que trabajaron, se fue un total de mil 291 millones 713 mil 873 pesos; en pagos con dinero que no podía ser utilizado para eso, se detectaron 400 millones 911 mil 437 pesos; en pagos de indemnizaciones u otras prestaciones que no estaban contempladas pagar con dinero federal, se fueron 107 millones 243 mil 368 pesos y de la misma manera, 76 millones 954 mil 215 pesos quedaron en manos de personal sindicalizado.

La Auditoría Superior detectó las siguientes maniobras para desviar el dinero:
• Pagar sueldos que superan el monto establecido por ley.
• cheques que no fueron ni cancelados ni reintegrados.
• sueldos a personas que no cumplían con el perfil académico solicitado para la plaza.
• Pagos a personal que ya estaba dado de baja.
• sueldos a personal del que nunca se encontró un contrato o alguna documentación comprobatoria de haber trabajado.
• Pagos a personal con licencia sin goce de sueldo o con baja temporal y en pagos duplicados.

La cantidad total en desvíos es la nada despreciable suma de 2 mil 093 millones 188 mil 291 pesos más los rendimientos financieros “que se hubiesen generado desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación”, según lo indica la Auditoría.

No se puede saber la cantidad exacta de cuánta gente fue la beneficiada de esas políticas, pero se tiene un registro de al menos 7 mil 685 “trabajadores” que cobraron con dinero que estaba destinado a salud.
Estos más de dos mil millones de pesos contrastan con los cerca de 16 millones de habitantes que en México no tienen acceso a la Salud pública y que viven en situación de pobreza y desigualdad.

De los estados con más desvíos y gastos no explicables en el ramo de la Salud, sobresale el inverosímil caso de Michoacán, donde el gobierno que encabezaba Silvano Aureoles Conejo, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), gastó al menos 568 millones 065 mil 784 pesos en sueldos opacos, cuando el 22.8 por ciento de su población total tiene carencia a los servicios de salud.

Con muy poco margen le sigue Tamaulipas, con un gasto de 555 millones 116 mil 517 pesos bajo la administración del panista Francisco Javier Cabeza de Vaca, y con una carencia por acceso a los servicios de salud que se ha mantenido constante y se ubicó en 2016, en 12.8 por ciento.

De los estados que superan los 100 millones en desvíos, Tabasco se ubica en el tercer escalafón con 401 millones 845 mil 602 pesos; en la entidad gobernada por Arturo Núñez Jiménez, la ASF encontró que para el pago de la nivelación salarial del personal estatal correspondiente a la nómina de 2016, se pagó con recursos del sector Salud y no se acreditó su devolución. El daño al erario por esa acción fue de 264 millones 888 mil 318 pesos.

Los otros estados que siguen en la lista de los que más gastaron son: Campeche, con 116 millones 816 mil 596 pesos; San Luis Potosí, con 114 millones 802 mil 953 pesos; Guerrero, con 112 millones 165 mil 809 pesos; Sinaloa con 88 millones 761 mil 724 pesos; Oaxaca, con Oaxaca: 77 millones 154 mil 297 pesos y el Estado de México con 71 millones 106 mil 944 pesos.

Les siguen la Ciudad de México, Jalisco, Zacatecas, Colima, Aguascalientes, Yucatán, Quintana Roo, Baja California, Chihuahua y Nayarit.

Los 12 estados a los que no se les encontró este tipo de uso al dinero federal son Baja California Sur, Coahuila, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Sonora, Tlaxcala y Veracruz.