El poder judicial blinda a Peña Nieto para que no pueda ser detenido

- Por

Antes de irse, Enrique Peña Nieto quiere estar seguro de que no habrá forma posible de ser detenido durante el próximo gobierno de izquierda, enfocado principalmente en detener a políticos corruptos. El mexiquense ha solicitado a la Suprema Corte una garantía para evitar que sea perseguido, detenido o procesado por el polémico caso de los desvíos en Chihuahua, en donde están involucrados priistas de la élite política.

Dentro del caso César Duarte, en donde se ha comprobado la participación de Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones, también se puede apuntar al presidente de México. Después de grandes avances en la investigaciones desde la fiscalía chihuahuense, se ha llegado a la conclusión de que el PRI nacional, el gobierno federal, la secretaría de Hacienda y el gobierno del Duarte norteño operaron y sabían del desvío de recursos que iban para el estado y terminaron en las cuentas del partido tricolor.

En total se han detectado 250 millones de pesos que iban destinados a programas sociales y que terminaron financiando campañas de candidatos priistas en todo el país. Para lograr disfrutar de un retiro de la política en tranquilidad, un ministro de la Suprema Corte ha emitido una orden en donde se protege al presidente mexiquense ante cualquier avance o intención de captura en el caso Chihuahua. Con esto, Peña Nieto ha logrado el blindaje que tanto esperaba, después de meses de tensión en donde se comentaba que podría ser detenido.

La medida dictada por el ministro también protege al gabinete del presidente priista ante posibles órdenes de aprehensión relacionadas con este caso. Lo cierto es que se ha concedido el último capricho presidencial que asegura a Enrique Peña disfrutar de su vida y su fortuna personal en el Estado de México, su lugar de nacimiento y en donde promete que vivirá mientras López Obrador se mantenga en el poder. Ante preguntas de si abandonaría el país debido a investigaciones en su contra, el mexiquense aseguró que no huirá y que tendrá un trabajo regular. Quiere ser notario, dijo a la prensa.

Durante el sexenio de Enrique se reforzaron las labores para impedir que la fiscalía chihuahuense diera con una orden de captura válida para César Duarte. Después de decenas de peticiones, el gobernador actual del estado, Javier Corral, ha visto cómo se obstruye la extradición de César Duarte. El priista norteño se encuentra recluido en Texas, Estados Unidos, disfrutando de una vida tranquila después de haber saqueado a su estado. Corral señala como principal operador para proteger a Duarte a Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda.

También para Corral quedó clara la relación del presidente Peña con el tema después de buscar desesperadamente salir bien librado de un tema que podría al menos detenerlo para declarar sobre el tema. Por otro lado, la administración que encabezará López Obrador ya ha prometido solicitar rápidamente la extradición de César Duarte para que pague por sus delitos en México. En un acuerdo con Javier Corral, se prevé un cambio drástico en la investigación del caso Chihuahua que podría involucrar a personajes claves en el PRI nacional.