El 85% de los detenidos en México son torturados: WJP

- Por

La era de Enrique Peña Nieto quedará marcada por estrategia de seguridad completamente ineficiente. Para entender porqué durante el sexenio del mexiquense se reportó el año más violento en la historia reciente de México es necesario ver la actuación de sus elementos de justicia y seguridad a la hora de detener a sospechosos o presuntos responsables.

La tendencia marca un sello particular en la mayoría de los casos: la tortura. Para organizaciones internacionales este es el ejemplo perfecto de cómo el gobierno mexicano generó sentencias y condenas durante los últimos seis años. Según un reporte de la organización World Justice Project (WJP), en México la tortura es una práctica común en el 85% de los casos de detenidos.

La cifra es alarmante e inserta a México en una pequeña lista de países en donde a los detenidos se les somete a ataques físicos y psicológicos con tal de que se declaren culpables. Esto ocurre, generalmente, en países sumidos en conflictos armados, guerras civiles y gobiernos totalitarios que someten totalmente los derechos humanos. Con doce años de conflicto armado en contra del crimen organizado, parece ser que México encontró en la tortura la estrategia ideal para generar condenados.

El estudio de WJP deja ver una crisis de derechos humanos en cuanto una persona es detenida en el país. Los métodos de tortura empiezan desde la detención y continúan hasta que el acusado es presentado ante el juez. Durante este lapso, los elementos de seguridad tienen total libertad para hacer daño a los detenidos, ya sea de forma física o psicológica. En el 59% de las detenciones en México se abusó de la fuerza para someter a las personas.

Estos abusos de autoridad tienen la intención directa de que la persona detenida se declare culpable o que colabore para adaptar un testimonio acorde a los intereses de las procuradurías. La tendencia es que en el 39% de los casos se usaron ataques físicos para alterar la declaración de los detenidos, esto queda claro al ver las acciones de la PGR ante el polémico caso de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa. En este caso, se han tenido que liberar personas sentenciadas después de que se comprobara el uso de tortura para forzar una declaración

Por lo tanto, en México se ejerce la tortura como “una política de Estado”, comenta el estudio. Además, los datos recabados durante años de investigación dejan ver que las personas detenidas que más fueron torturadas son los acusados del delito de secuestro, y que los elementos de la Marina recurren a la tortura mucho más constantemente que el ejército mexicano. Con esto queda claro que las prácticas inhumanas para forzar declaraciones están regadas por todo el sistema de justicia, desde policías municipales hasta la PGR.

Muchos de los mexicanos condenados por un crimen en México podrían estar tras las rejas después de severas prácticas de tortura amparadas por las secretarías de seguridad e ignoradas por el sistema penal mexicano. Por eso mismo, cuando el presidente presume las altas cifras de condenas por violencia en el país, puede que se esté ignorando las prácticas que llevaron a los condenados a declararse culpables.