Los dos cárteles más peligrosos de México ya operan en Colombia

- Por

El gobierno de Colombia ha alertado un aumento desde el 2014 de la presencia del Cártel de Sinaloa y del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), los cuales ingresan al país sudamericano con la intención de negociar la compra de cargamentos de cocaína.

De acuerdo con el diario El Universal, en enero del 2017 un memorándum de la entonces ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín y una nota del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, dieron cuenta de la incursión de los dos cárteles de drogas más peligrosos de México al territorio colombiano.

Esta alerta emitida por el gobierno de Colombia ha ocasionado que las autoridades antidrogas y migratorias activen sus protocolos, cada vez que una persona proveniente de México ingresa a ese país. Esto debido a que miembros de dichos grupos del narcotráfico entran a territorio colombiano encubiertos como turistas, empresarios, trabajadores o estudiantes.

Según una nota del Fiscal Néstor Humberto Martínez, en los últimos años han habido cambios importantes en la dinámica del fenómeno migratorio, advirtiendo sobre la recurrencia de episodios delictivos en los que se encuentran involucrados ciudadanos extranjeros, específicamente mexicanos.

El Fiscal General de Colombia señaló que entre el 2014 y 2016 fueron vinculados 103 mexicanos a 102 investigaciones en “40 asuntos” de orden criminal o seguridad, en los departamentos de Valle del Causa, Santander, Antioquia, Cundinamarca y en la ciudad de Bogotá.

En dicha nota, Néstor Humberto Martínez también hace mención sobre un caso suscitado en diciembre del 2016, cuando cinco mexicanos fueron arrestados y se les incautó aproximadamente dos toneladas de cocaína, las cuales habían sido camufladas en boyas de atraque para buques cargueros.

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, la entrada del Cártel de Sinaloa a territorio colombiano comenzó desde el 2014, a partir de los nexos que mantienen con el Clan Golfo, el cual opera en el departamento de Nariño.

“Desde entonces se conocer de la incursión de negociadores de estupefacientes relacionados con los cárteles mexicanos, específicamente con el conocido Cartel de Sinaloa”.

Según datos estadísticos de Migración Colombia, entre enero del 2014 y diciembre del 2016, la entrada de ciudadanos mexicanos al país sudamericano aumentó en un 29.8%, es decir, que pasó de 114 mil 804 a 163 mil 686, respectivamente.

Sin embargo, la misma dependencia reportó que los datos aumentaron en 2017, ya que, el año cerró con 175 mil 997, lo que quiere decir que en promedio entraron a diario 482 mexicanos.

Mientras que de enero al 31 de agosto de este año se han reportado 100 mil 713 ingresos de mexicanos, es decir, 505 al día.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación y sus nexos con la guerrilla

A inicios del 2018 los gobiernos de Colombia y Ecuador alertaron sobre la presencia de cárteles mexicanos en putos marítimos y terrestres de las zonas fronterizas entre ambos países.

Según investigaciones de la Dirección Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia, el Cártel de Jalisco Nueva Generación mantiene nexos con la guerrilla comunista del Ejército de Liberación Nacional (ELN) para el contrabando de cocaína en Centroamérica, México y Estados Unidos.

Aunado a ello, las autoridades colombianas han confirmado que miembros del ELN cobraron dinero para garantizar la salida de los cargamentos de cocaína de Colombia, que fueron llevados hasta el puerto de Manzanillo en el estado de Colima.

La Dirección Antinarcóticos ha señalado que la red que mantienen ambos grupos opera en los departamentos de Chocó, Nariño y Valle Cauca, desde donde se envía la droga por medio de veleros, lanchas y barcos pesqueros.

Ante este hecho las autoridades de Colombia han advertido que los mexicanos que entran a su territorio y que trabajan para dichos grupos, ingresan también con divisas que “muy seguramente son producto del lavado de activos”.

Asimismo, han advertido que los narcotraficantes llegan con la intención de trasladarse a zonas, cuyos territorios son óptimos para los cultivos de amapola.

Ante esto el gobierno de Colombia ha dado a conocer que se implementaran nuevos mecanismos para mejorar la identificación de las personas involucradas en actividades criminales, además de que han mantenido comunicación con las autoridades de México para trabajar en el combate al narcotráfico.

Lee la investigación completa en El Universal