Proponen cárcel a delincuentes que asalten con armas falsas

- Por

Los asaltos en varios estados del país, sobretodo en la capital, se han incrementado de forma alarmante. El robo con violencia y a punta de pistola es una tendencia en estados como el de México, Guerrero, Tabasco, entre otros. Muchos de los siniestros se llevan a cabo con pistolas falsas o “de juguete”, por lo que al detener al sospechoso y no encontrarle un arma real, generalmente se pone en libertad o se aminora el castigo.

Para terminar con esta tendencia, el senador perredista Miguel Ángel Mancera ya prepara una adecuación de ley para hacer que las personas detenidas que hayan ocasionado un delito usando un arma falsa reciban prisión preventiva. Tan solo el año pasado, en el país se reportaron más de 20 mil asaltos con violencia, muchos de ellos incluyeron armas, algunas de estas fueron falsas. Por lo tanto, se crea una impunidad a los detenidos y generalmente no son castigados con severidad.

La solicitud de Mancera pretende que haya prisión preventiva inmediata cuando los asaltantes usen pistolas falsas, además de objetos que “tengan apariencia de explosivos funcionales”. En búsquedas sencillas en internet podemos encontrarnos con noticias en donde un asaltante fue abatido después de intentar o huir de un asalto realizado con un arma falsa. Como ejemplo, el 2017 se ha considerado el año más violento en México y las cifras reportaron hasta 191 mil asaltos en todo el país.

La reforma que pretende el exjefe de gobierno tocaría el código nacional de Procedimientos Penales, que actualmente no castiga con severidad el uso de armas falsas en el país. “Se propone la pena por la utilización de este tipo de objetos, dado que se vulnera la libertad y la capacidad de las personas que son amagadas a resistirse al delito bajo la percepción de que es un arma real”, dijo Mancera.

Para que una réplica de arma funcione, tiene que verse como un arma real. En el país, la falsificación de productos tienen décadas especializándose, por lo que el robo violento en unidades del transporte público y peatones se ha incrementado. El problema se agrava en el estado de México y la Ciudad de México, en donde el riesgo de ser asaltado con un arma es doble, respecto a la periferia del país.

Con una guerra en activo en contra de grupos criminales, el país está generando reformas para evitar que asaltantes capturados salgan de prisión por debilidades legales para mantenerlos presos. En la capital se ha hecho popular el caso de los diablitos, un pequeño grupo de asaltantes menores de edad que someten a sus víctimas con pistolas falsas. Derivado de la legalidad actual, generalmente son aprehendidos y salen libres de inmediato.

Para Miguel Ángel Mancera, generar penas más duras en contra de asaltantes es un objetivo claro. Durante su gobierno en la Ciudad de México se incrementó a niveles alarmantes el robo a transeúntes y a pasajeros del transporte público. Pero durante su adminsitración no se generaron iniciativas para castigar con severidad a los asaltantes que usan armas falsas. Por lo que resulta conveniente preguntar porqué promover esta iniciativa hasta ahora y no cuando era el líder político de la capital mexicana.