AMLO y la milicia mexicana concuerdan: se debe legalizar la amapola de inmediato

- Por

El militar más cercano a Enrique Peña Nieto criticó la estrategia de gobierno basada en disparos para buscar detener al narcotráfico en México. Esta ha sido la principal estrategia de seguridad desde hace doce años en el país y las cifras de muertos relacionados con la guerra se elevan cada día. Mientras los debates sobre cómo pacificar al territorio mexicano continúan, los campesinos de las zonas más peligrosas continúan sembrando amapola y la vende al único comprador inmediato: el crimen organizado.

Mientras estas dos realidades suceden al mismo tiempo, el ejército mexicano ha salido a declarar que sus hombres están cansados de participar en una guerra que les ha dejado cientos de elementos muertos o heridos. Por lo tanto, la estrategia de izquierda de López Obrador de legalizar la amapola de inmediato parece ser el siguiente paso para intentar detener la masacre en las zonas más alejadas y pobres del país. Los territorios de tierra caliente en estados como Michoacán o Guerrero viven desde hace años un narcogobierno que los ha obligado a trabajar para ellos, huir o morir si se oponen. En México son 9 los estados que concentran la siembra de amapola, destacando a Guerrero,  Sinaloa, Chihuahua, Durango, Nayarit, Jalisco, Michoacán, entre otros. Las superficies de campo mexicano para esta planta llegan a más de 24 mil hectáreas

López Obrador aseguró que será en Guerrero en donde se comprará amapola legal en los primeros meses de su gobierno. La intención es atacar a la economía del crimen organizado, a través de un impulso total a la industria farmacéutica mexicana. Aún bajo el gobierno peñista, la milicia mexicana y el próximo gobierno de izquierda se dan la mano en una búsqueda conjunta por garantizar la paz en México. Esto representa una bofetada a las todavía vigentes intenciones del panismo y el priismo por solucionar las cosas bajo la ley del plomo.

La propuesta de comprar goma de opio a los campesinos guerrerenses ha sido aplaudida por López Obrador. Los militares saben y han vivido de cerca las atrocidades y el poder bélico de los grupos criminales mexicanos, por lo tanto han tenido que salir a proponer otras alternativas en un país en donde han muerto más de 500 militares en enfrentamientos violentos con los criminales armados. Para la milicia mexicana las balas no han mejorado el panorama y las súplicas de los soldados por regresar a los cuarteles se incrementan en todo el país. Recordemos que el ejército y la marina mexicana llevan doce años en las calles, cumpliendo tareas de seguridad que le corresponden a la policía.

Para Obrador, la respuesta a los conflictos agrarios que ha generado el narcotráfico está en poner atención a las voces campesinas. El tabasqueño asegura que el abandono y el olvido de los programas sociales del actual gobierno han hecho que la vida de los campesinos más pobres estén al servicio de criminales que les cierran las puertas hasta hacerlos trabajar para ellos. “En el caso de Guerrero, en la montaña, donde se siembra amapola, pues también hay que explorar la posibilidad de que se le pague mejor al campesino”, dijo.

Durante el sexenio de Peña, las zonas rojas de Guerrero se llenaron de grupos criminales y prácticamente se instalaron pequeños gobiernos criminales en poblaciones claves para el cultivo de amapola. Obrador asegura que este desinterés por “Esto es combatir la pobreza, que haya empleos, que haya bienestar. Esa debe ser la base, y otras medidas, entre una serie de medidas, es la revisión sobre la legalización de las drogas”, comentó el próximo presidente.

Por lo pronto, las cámaras legislativas cuentan con mayorías totales de Morena, por lo que el proyecto de la legalización de amapola y cannabis en México parece que será una realidad cercana. Con esto, se pondría fin a una estrategia bélica de más de una década que más que resultados ha dejado un país lleno de cadáveres y fosas. La vía legal parece una salida lógica, después de no lograr avances en la pacificación nacional. Por el momento, los soldados involucrados están completamente a favor de la legalización.