AMLO promete extraditar a César Duarte y se encienden las alarmas en el PRI

- Por

Parecía que el último gran empeño del gobierno peñista era blindar toda posibilidad de avance en el caso César Duarte. El priista que gobernó Chihuahua y dejó al país hundido en la miseria y la inseguridad se encuentra viviendo tranquilamente en Texas, Estados Unidos. La fiscalía chihuahuense ha agotado todo tipo de recursos legales y ha reunido pruebas para hacer que el exgobernador enfrente a la justicia, pero la PGR ha blindado el caso.

Con los últimos empeños de la procuraduría enfocados en detener todo avance en el tema, el día de hoy llegó una promesa contundente desde la boca de López Obrador. El próximo presidente de México ha viajado hasta Chihuahua a reunirse con Javier Corral, el gobernador del estado norteño que ha liderado todas las investigaciones en contra del priista. En su encuentro, el tabasqueño ha prometido avanzar en el tema y solicitar de inmediato la extradición de César Duarte.

Con esto, se encienden los focos rojos en el PRI. La alarma suena porque en el partido de Enrique Peña Nieto se generó un desvío de recursos desde la secretaría de Hacienda que terminaron en las cuentas del partido, para financiar algunas campañas electorales. El facilitador para desviar estos recursos fue César Duarte, usando como excusa programas sociales en su territorio cuando fue gobernador. La trama involucra a priistas de alto poder como Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones e incluso el presidente Enrique Peña.

La promesa de Obrador es un duro golpe para los blindajes que había solicitado la presidencia peñista para protegerse de futuras órdenes de captura relacionadas con el tema César Duarte. Por el momento, Javier Corral ha generado un conflicto permanente con el presidente, después de que se detuviera al secretario del PRI, Alejandro Gutiérrez, en una prisión norteña. El PRI, a través de la PGR, insistió en sacar al priista detenido de ese lugar y trasladarlo a la capital. Entre jaloneos legales, Gutiérrez logró salir en libertad hace unos días.

A Duarte se le acusa de desviar 1,200 millones de pesos durante su periodo de gobierno en Chihuahua. Para lograr que todo esto funcionara, ya que está comprobado el saqueo masivo al estado norteño, el priista usó un sistema de empresas fantasma similar al de su par veracruzano, Javier Duarte. La evidencia se ha acumulado y prácticamente todo está listo y preparado para capturar, enjuiciar y condenar al priista de inmediato.

La gran traba siempre ha sido la nula cooperación del gobierno peñista. Para evitar aplazar el tema, Obrador aseguró que solicitará la extradición de inmediato, a través de su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Por el momento, Corral ha acusado directamente a esta misma secretaría de tratar de evitar la extradición de Duarte. Recordemos que Luis Videgaray era el secretario de Hacienda cuando se desviaron 250 millones de pesos que terminaron financiando campañas a favor del PRI, y ahora el mismo hombre se encuentra al frente de la secretaría de Relaciones Exteriores. Para el actual gobernador de Chihuahua, es precisamente Videgaray el gran responsable de que César Duarte no sea detenido en el extranjero para enfrentar a la justicia en México.