Morena ya prepara la legalización del aborto en todo México

- Por

El principal argumento de las diputadas de Morena a favor del aborto es el siguiente: no se trata de votar a favor o en contra de la interrupción del embarazo, se trata de que el procedimiento permanezca clandestino o pase a ser legal y se ejerza en condiciones de seguridad para la mujer mexicana. Esta es la premisa que el partido guinda pretende impulsar en todo el país en los próximos meses.

Se trata de uno de los temas más delicados en latinoamérica, un trozo continental anclado en el conservadurismo y la religión. Para Morena, es imposible pensar en un avance en el empoderamiento femenino si no se les deja tomar la decisión a las mujeres embarazadas sobre qué harán con sus cuerpos. En México, por el momento, el aborto no es completamente legal y solamente en ciertos estados se permite a la mujer mexicana decidir sobre su cuerpo. En la mayoría de casos, la interrupción del embarazo solamente se permite si la vida de la madre está en riesgo.

La iniciativa de Morena quiere que los abortos se hagan con total seguridad, en zonas higiénicas y siempre dándole el poder a la madre sobre qué hacer ante la situación. Los colectivos conservadores y ultracatólicos condenan el aborto asegurando que desde la concepción se desprende una nueva vida a la que hay que proteger. Lo cierto es que en México el aborto siempre ha existido de forma clandestina y cada año mueren cientos de mexicanas por practicarlo sin las condiciones adecuadas. Desde que el aborto se legalizó en la Ciudad de México, más de 194 mil mujeres han realizado abortos. 

Las diputadas de Morena y algunas representantes independientes han asegurado que el aborto legal y gratuito es una opción necesaria para evitar la muerte de miles de jóvenes mexicanas. Además, en la iniciativa que pretenden impulsar en la cámara baja, se pretende instaurar una verdadera educación sexual para evitar más interrupciones del embarazo. Y es que aún se debate en México si los libros de biología deberían incluir o no información clave sobre la sexualidad humana, gracias a la presión de grupos políticos conservadores. 

Desde la arquidiócesis mexicana se ha orquestado una manifestación en contra de la libertad sexual, de género y más específicamente en contra del aborto en cualquiera de sus opciones. Los grupos conservadores aseguran que una mujer no puede decidir sobre su cuerpo y que es cuestión de moral y fé el determinar qué pasará con su hijo, decida o no tenerlo. Por lo tanto, Morena no solamente quiere que el aborto legal sea una constante en la capital mexicana y ciertos estados clave, la intención es legalizarlo en todo el país.

Hace unos días, el congreso de Sinaloa reaccionó de forma abrupta en contra del embarazo en la entidad. Los diputados sinaloenses aseguran que están a favor de los derechos del no nacido, por lo que, según los diputados panistas, “el estado tutela el derecho a la vida. Desde el momento en que un individuo es concebido, entra bajo la protección de la ley correspondiente hasta su muerte”. Las iniciativas provida generalmente son promovidas por miembros del partido católica, Acción Nacional.

En México hay centenas de mujeres presas por haber decidido no continuar con su embarazo. “A las mujeres se les está criminalizando por ejercer sus derechos humanos a decidir sobre su propio cuerpo”, aseguran las diputadas morenistas. “No podemos tener mujeres de primera y de segunda, como en la Ciudad de México y la contraparte en otros estados”, comentan, al asegurar que irán por la legalización nacional del aborto.

Con mayorías legislativas, parece ser que Morena no tendrá problema en aprobar esta ley a nivel nacional. Lo cierto es que en el país se viene un fuerte debate sobre el tema. En principio porque se trata de un país de mayoría católica, en donde buena parte de la sociedad condena el aborto. Pero en latinoamérica ha quedado claro que la unión de agrupaciones feministas pueden generar la presión social para que se cree consiencia sobre el poder de la mujer para decidir lo que habrá de hacer con su cuerpo. Se trata de la marea verde, es decir, marchas multitudinarias en donde las mujeres impulsan iniciativas legales en donde se defiende el derecho a decidir.