Javier Duarte se declaró culpable a cambio de una sentencia mínima

- Por

Han pasado meses desde que se capturó a Javier Duarte y no hay aún una sentencia definitiva. Después de una torpe carpeta de investigación creada por la procuraduría general mexicana y de que el veracruzano consiguiera abogados de calidad, Duarte ha decidido aceptar su responsabilidad en los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

El hombre que saqueara las arcas de Veracruz e impusiera un gobierno de cero tolerancia ante la crítica ha salido bien librado de un proceso que pudo llevarlo a la prisión de por vida. La decisión es que el veracruzano priísta solamente pasará nueve años en prisión. Los abogados de Javier Duarte aseguran que la declaración de culpabilidad habrá de permitirle un juicio abreviado. El amigo del presidente Enrique Peña quiere acelerar el proceso para pasar el menor tiempo posible en prisión.

Un juicio abreviado le viene bien a Duarte. Se trata de una estrategia del nuevo sistema de justicia penal, en donde una persona puede declararse inocente para evitar alargar los juicios y con esto recibir penas más pequeñas. La estrategia duartista es decir que sí es culpable de haberse hecho ilegalmente con terrenos de lujo en su estado y propiedades, lo que ahorra tiempo de investigación en el proceso y pasaría a forzar una sentencia. Con el resultado después de declararse culpable, se le ha impuesto una multa ridícula de casi 59 mil pesos a un hombre acusado de desviar miles de millones de pesos. 

Con este truco parece ser que Duarte piensa evadir las responsabilidad de saqueos de recursos públicos que iban destinados para prácticamente todas las secretarías veracruzanas. Cuando gobernó Veracruz, Duarte desvío al menos mil 650 millones de pesos del erario y participó en un esquema de empresas fantasma que comprometió en el desvió a todo su gabinete. Precisamente este saqueo masivo es el que habrá de discutirse en el juicio del día de hoy. La declaración de culpabilidad distrajo el proceso para dictar sentencia por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

Mucha de esta estrategia se logró gracias a la falta de capacidad de la PGR para reunir evidencia concreta en contra de Duarte. Los abogados acusadores reunieron datos de forma ilegal, no supieron argumentar bien cómo es que adquirieron datos bancarios privados e incluso han sido regañados por el juez, después de mostrar una falta de capacidad básica para llevar a cabo las acusaciones.

Con todo esto, el priísta que debería tener un castigo penal ejemplar pasará un periodo corto en prisión, después de haber saqueado de esa manera durante el cargo de gobernador. Detrás de todo el tema también está presente el avance en los casos de sus secretarios cercanos, contadores e incluso su esposa, Karime Macías, que vive tranquilamente exiliada en Reino Unido.

Duarte ha logrado evadir las penas máximas por delitos como desaparición forzada y nexos con el crimen organizado. Por lo tanto, el veracruzano acaba de ser sentenciado a menos de una década en prisión, dejando en claro que los políticos pueden básicamente emprobrecer a sus estados sin recibir condenas fuertes en su contra. Con 45 años de edad, en menos de diez años Duarte saldrá libre y podrá gozar de una vida tranquilda después de un gobierno de terror que dejó en Veracruz.

La sorpresa es saber que si Duarte muestra buena conducta en prision, podria salir en poco mas de cuatro años,  mitades del 2022. Pareciera que no importaron las fosas repletas de cadáveres, los miles de millones desviados, los periodistas asesinados y los testimonios en su contra.