Gobernador de Guanajuato oculta información sobre fosas clandestinas encontradas

- Por

México ha tenido que descubrir, con toda la tristeza posible, miles de cuerpos víctimas de la guerra enterrados bajo tierra. Las fosas han sido un hallazgo constante que deja ver lo peor de la inseguridad, la violencia y la falta de capacidad de los gobierno estatales para lidiar con el crimen organizado. Recientemente se supo que en Veracruz hay al menos 170 cadáveres en una fosa, una de las más grandes del país.

Ahora se sabe que el Guanajuato, uno de los estados más conservadores y turísticos del país, se han descubierto al menos tres fosas con restos humanos sin identificar. Esta información ha sido difícil de ubicar para los medios independientes en el estado, ya que las autoridades del gobierno de Miguel Márquez han evitado que se revele a nivel nacional estos hallazgos. En las fosas hay al menos 37 cadáveres, comenta el medio Zona Franca.

Lo poco que se sabe sobre estos terribles descubrimientos se ha reunido de declaraciones de elementos de seguridad en los hallazgos, testimonios de familiares que han sido avisados y otros pequeños datos que surgen a pesar del bloqueo informativo que el gobierno de Guanajuato impone sobre el tema. Según los datos de algunos militares, las fosas se encuentran en una zona clave para el crimen organizado local, en la comunidad de Los Ángeles, municipio de Villagrán.

Recordemos que en los últimos años Guanajuato ha sido testigo de ataques diarios entre el crimen organizado y autoridades. La cantidad de muertos por esta guerra en la zona ha ido creciendo mientras el gobernador Miguel Márquez se esfuerza por invertir millones de pesos en blanquear su imagen pública a través de publicidad oficial. Los datos son alarmantes y desde el gobierno solamente han usado la típica excusa de que la violencia solamente se genera entre cárteles y no afecta a la sociedad civil. La realidad es muy diferente.

Hay por lo menos dos grupos que se han disputado el territorio guanajuatense durante los últimos años. Se trata del violento Cártel Jalisco Nueva Generación y fuerzas civiles armadas que se hacen llamar el Cártel de Santa Rosa, estos últimos tendrían sus bases operativas en los sitios en donde se han encontrado las tres fosas. Entre los hallazgos se sabe de una familia completa que desapareció en Celaya, en la primera fosa se habrían encontrado sus cadáveres.

A pesar de la evidencia de más hallazgos, el gobierno de Miguel Márquez se ha esforzado por ocultar información que relacione directamente a Guanajuato como una entidad en donde abundan fosas clandestinas. Esto ha sucedido con territorios como Veracruz, en donde el impacto de la inseguridad ha afectado completamente al turismo estatal, algo que en Guanajuato intentar evitar sin éxito. Lo que pasa es que la procuraduría general de justicia ha informado a nivel federal que sí hay fosas descubiertas en el estado de Guanajuato.

Los agentes asignados desde la PGJ han confirmado que hay al menos 12 cuerpos encontrados en otra fosa en Villagrán y se continúa excavando, ya que todo parece indiciar que hay más personas enterradas en ese sitio. Con esto, se exhibe una realidad que el gobierno panista guanajuatense ha intentado sepultar a través de dinero a la prensa servilista y un silencio prolongado entre autoridades policiacas del estado.

Lo cierto es que hay fosas encontradas en Guanajuato y cuerpos de personas desaparecidas dentro. La labor ha sido tan extenuante que no se han podido identificar a todos los cadáveres. Con esto, queda claro que el gobierno de Miguel Márquez sigue insistiendo en vender la imagen de un estado seguro y pacífico a pesar de la evidencia contundente.

Con información de Zona Franca.