El PRD y personal universitario, aliados de los porros de la UNAM

- Por

Son decenas de jóvenes de preparatoria adictos al fútbol americano, el ron barato y la fiesta. Les gusta subir fotografías en donde se ven playeras con el escudo de la UNAM, el nombre de su grupo y la consigna de que son porros universitarios al servicio del mejor postor. La realidad capitalina es que siempre van a aparecer cuando los intereses de algún grupo político estén de por medio en la máxima casa de estudios del país.

Según información de La Silla Rota, detrás de estas organizaciones juveniles de choque se encuentran partidos políticos que los han mantenido y contratado en varias ocasiones desde hace década. Y es que la Ciudad de México siempre ha vivido episodios de represión estudiantil, desde Tlatelolco hasta los ataques de hace unos días en la UNAM.

Desde que el PRD empezara a gobernar sin pausa en el Distrito Federal, los grupos porriles se adhirieron a sus causas y estuvieron a su servicio de inmediato. Y es que desde tiempos priístas los porros fungían como ejércitos civiles al mando del priísta en turno. Uno de los nombres más mencionados al tema perredismo-porros es Víctor Hugo Lobo Román, el exdelegado de la Gustavo A. Madero, en la capital mexicana.

Actualmente Lobo Román es diputado electo en la nueva legislatura capitalina y en redes sociales se le ha relacionado con Édgar Carranza, “el escorpión”, un porro reconocido del grupo Azcapotzalco. A pesar de que el perredista negó las acusaciones, tratándolas de calumnias en su contra, varios grupos de estudiantes lo señalan como uno de los principales promotores de estos grupos de choque.

Otro perredista señalado como promotor de los porros que golpearon, navajearon y violentaron a estudiantes universitarios hace unos días es Mauricio Toledo. Al igual que Lobo Román, este perredista tiene fuero inmediato y ya se encuentra trabajando en la cámara de diputados. Desde que era delegado en Coyoacán, acusan los afectados, Toledo forjó lazos con varios grupos porriles para atender casos de urgencia.

Debemos mencionar que el PRD capitalino se ha aliado a sectores violentos para lograr imponer su poder en la capital del país. La radicalización del cuerpo de bomberos de la Ciudad de México, con Ismael Figueroa a la cabeza, es un ejemplo claro. Y es que los bomberos a su cargo siempre estuvieron al servicio de Alejandra Barrales. Durante estos apoyos, se violentaron a opositores y periodistas, con tal de evitar la crítica.

Lo cierto es que la violencia que se vivió en la UNAM deja ver una crisis política en la escuela más valiosa del país. Muchos de los testimonios recabados por La Silla Rota muestran graves desacuerdos entre el rector puma, Enrique Graue, y funcionarios de peso en la UNAM. Por lo que el ingreso libre de los porros a las instalaciones de la universidad, en donde marchaban alumnos, se debió a permisos desde adentro. Uno de los primeros expulsados ha sido Jesús Teófilo Licona Ferro, coordinador operativo de Vigilancia UNAM.

Además de ocho estudiantes que ya han reclamado públicamente que no participaron en los ataques.

El tema eleva la tensión dentro de la UNAM, en donde se han reportado asesinatos a estudiantes, violaciones, secuestros, venta de droga, acoso sexual y violencia por parte de personas ajenas al centro educativo. Incluso la marcha que atacaron los porros se realizó por el asesinato de una estudiante. La emergencia llegó hasta el presidente electo, quien rápidamente se adhirió a las causas estudiantiles y repudió los ataques orquestados. Además de solicitar una reunión urgente con el rector Graue para tratar el tema.

López Obrador habló seriamente del tema. En principio, junto con Claudia Sheinbaum, aseguraron que se debe avanzar en las investigaciones para dar con los responsables. Además, el tabasqueño prometió que en su gobierno no habrá ningún apoyo a estos grupos, ni tampoco se permitirá el ataque a grupos civiles o jóvenes estudiantes. Con esto, dejó claro que el tema de los grupos de choque es un asunto político que debe terminar en diciembre.

El principal acusado de organizar y darle vida a los grupos de porros dentro de la UNAM es Jaime Vázquez. El hombre que funge como coordinador de gestión en la Secretaría de Atención a la Comunidad Universitaria, tendría una agenda completa con los nombres de cada uno de los grupos de porros y sus integrantes.

Él sería la pieza clave que organiza estos ataques y les permite la entrada a los atacantes para destruir manifestaciones internas, según fuentes de la UNAM. La Silla Rota informa que para hace esto posible, Vázquez se apoya en su operadora más cercana, Manuela Luna.

https://twitter.com/RegeneracionMx/status/1036806769740275712


Etiquetas: