Blanca Cisneros, la experta ambiental que AMLO pondrá en la Conagua

- Por

El tema del agua nacional ha cobrado una importancia tremenda en los últimos años. Con escándalos sobre la privatización del líquido, la escasez en ciudades clave del país y las problemáticas que enfrentan los campesinos para regar sus cultivos, la dirección de las aguas nacionales exigen un perfil no solamente cercano al tema, también a alguien experto para solucionar los problemas inmediatos.

Para la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el futuro presidente de México ha elegido entre una terna de posibilidades a la doctora Blanca Jiménez Cisneros como la posible titular de esta dependencia durante su gobierno de izquierda. El tabasqueño está consciente de que la Conagua tendrá un papel clave en su intento por transformar al país de forma radical para otorgar los bienes del país al total de los mexicanos y no solamente a ciertas empresas de renombre.

Recordemos que durante el sexenio de Enrique Peña Nieto la Conagua fue una dependencia llena de escándalos de corrupción, abusos de autoridad y derroche de recursos. Basta una revisión a la hemeroteca nacional para recordar la polémica y vergonzosa renuncia de David Korenfeld, un priísta cercano al presidente priísta que gustaba de usar aeronaves oficiales para trasladar a su familia como si fueran transporte público. El escándalo obligó a Korenfeld a renunciar y la Conagua se llenó de una mala imagen.

Con el anuncio de Blanca Cisneros, el futuro gobierno de Morena apuesta por un perfil lleno de experiencia en el tema sin caer en escándalos de alianzas con amigos del presidente. Cisnero está más que capacitada para el puesto, ya que cuenta con una licenciatura en ingeniería ambiental en la UAM y cursó una maestría, doctorado y posgrado en tratamientos y reutilización del agua en el Instituto de Ciencias Aplicadas de Francia.

La llegada de Cisneros a la dirección de la Conagua es un movimiento estratégico para movilizar ciertas adecuaciones al tratamiento de este elemento en el país. Se sabe que la Ley General de Aguas que propuso Enrique Peña Nieto al final de su mandato fue un intento para hacer que conglomerados privados puedan acceder a las reservas más importantes del país para saciar sus intenciones económicas y de producción.

Morena está al tanto de las posibilidades de esta reforma y ya planean presentar ante las cámaras legislativas una contrarreforma que tumbe todas las intenciones del peñismo por privatizar las aguas nacionales. Para lograr que la protección a este líquido en el país perdure y sea bien administrada y vigilada, se cuenta con la eficacia y experiencia de Blanca Cisneros en el cargo.

El currículum de la próxima titular la Conagua es vasto y profundo. En principio, Cisneros es una investigadora del nivel III en el Sistema Nacional de Investigadores, el rango más alto para científicos en México. Además, se le conoce como perito de investigación en el Colegio de Ingenieros Ambientales y su trayectoria la ha llevado a puestos clave en la Unesco la Organización Mundial de la Salud, la FAO y el Banco Mundial. Obrador se tomó su tiempo para elegir este perfil y parece que la espera habrá tenido resultados favorables para Morena.