Aeropuerto en Santa Lucía costaría 66% más que seguir con el NAIM: Colegio de Ingenieros

- Por

Construir una terminal alterna con dos pistas en la base militar de Santa Lucía que opere al mismo tiempo que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México costaría 385 mil 738 millones de pesos, cifra que 66% más alta que el precio de la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM).

El Colegio de Ingenieros Civiles realizó un dictamen sobre las opciones para la solución del problema de saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, incluyendo la propuesta que ha hecho el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de anular la obra del nuevo aeropuerto, mantener la terminal actual y aprovechar la base militar. Sin embargo, este proyecto resultaría más costoso.

En primera porque en la base de Santa Lucía habría que construir un edifico terminal y dos pistas, además de accesos y conexiones con el actual aeropuerto, lo que costaría 63 mil 310 millones de pesos, según estimaciones del Instituto Mexicano del Transporte.

El Colegio de Ingenieros señaló que el equipo de López Obrador está subestimando el precio por las obras que se necesitan para que la base militar opere como una terminal aérea comercial. De acuerdo con el Colegio, los costos son de 217 mil 428 millones de pesos por todas las obras, y no de 70 mil 342 millones como estima el nuevo gobierno.

“Llama la atención, a manera de ejemplo, el costo por m2 que se está considerando en la terminal por cuatro mil 600 pesos, cuando en el mercado anda alrededor de 20 mil pesos y de 15 mil pesos para construcciones muy económicas, por lo por que por simple regla de tres, un presupuesto ‘austero’ apegado a la realidad andaría alrededor de 217 mil 428 millones de pesos”, dice el Colegio de Ingenieros en el dictamen.

A este precio habrá de sumarle el costo por la cancelación de los contratos del NAIM, que sería de 100 mil millones de pesos, como estipula la documentación del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

Y a eso se deben añadir cinco mil millones de pesos adicionales para la remodelación del actual Aeropuerto, a fin de que esté en condiciones de seguir operando.

En total se requerirían más de 385 mil millones de pesos para esta obra, que ha sido propuesta por López Obrador desde su campaña. En tanto, el Colegio estimó que la construcción del NAIM puede ser de 232 mil 230 millones de pesos.

Esta cifra es 52 mil 7720 millones de pesos menor a los 285 mil millones de pesos en que el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene presupuestada la obra.

En este proceso de comparación, los ingenieros descontaron 17 millones de pesos que se usarán en obras hidráulicas que son necesarias e independientes de la obra del NAIM. Además, restaron 23 mil 100 millones de pesos del monto que se obtendrá con la recuperación del valor económico de los terrenos. Y finalmente quitaron 12 mil 670 millones de pesos adicionales por el plan de reducción de costos que está implementando el Grupo Aeroportuario.

 “Consideramos un error sólo comparar al día de hoy los costos relacionados directamente con la construcción de las terminales NAIM versus Santa Lucía, ya que tomando en consideración todos los costos relacionados con sus infraestructuras y recuperaciones correspondientes, la opción de Texcoco presenta menores costos”, concluyó el CICM.

Este documento se le entregó a Javier Jiménez Espriú, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, en el que se señala que es mejor continuar las obras del NAIM en Texcoco, que empezar una construcción en Santa Lucía.

En ese encuentro también participaron la Academia de Ingeniería de México y la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros, quienes entregaron sus propios veredictos.

Pese a ello, el gobierno de López Obrador realizará una consulta ciudadana el próximo 28 de octubre, en la que la ciudadanía deberá decidir si continúa la obra del NAIM. Para que la población tenga más datos, los ingenieros deberán ampliar la información sobre el proyecto actual y difundirlas en foros de discusión

Con información de El Economista, los dictamines pueden ser consultados aquí