Universidad de Morelos desvió 914.5 mdp destinados a programas educativos

- Por

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMo) gastó 914.5 millones de pesos destinados a la mejora de la calidad de la educación en pago de plazas no autorizadas, servicios personales con costo excesivo, pago de la nómina de jubilados y otros rubros que no están relacionados con los servicios educativos que brinda la institución.

De acuerdo con el Informe de Fiscalización de la Cuenta Pública 2016, que realiza la Auditoría Superior de la Federación, la universidad recibió mil 186 millones de pesos a través de la partida Subsidios Federales para Organismos Descentralizados Estatales, pero 914.5 millones de pesos se utilizaron para otra cosa. Esto significa que 77% de los recursos se utilizaron en otras cosas.

El mal uso de los recursos ocurrió durante la gestión de Alejandro Vera, quien fuera rector de la (UAEMo) de 2012 a 2017, cuando abandonó el cargo para enfrentar las acusaciones por peculado, al desviar  mil 400 millones de pesos de los recursos de la universidad.

Un año antes de dejar su cargo, la ASF encontró irregularidades en el manejo del presupuesto de ese año. La primera fue que la UAEMo transfirió 356 millones de pesos a cuentas que no estaban autorizadas y pagó otros 239.5 millones de pesos a plazas no autorizadas.

Además, gastó más de un millón de pesos en ocho empleados académicos, 21 de confianza y 18 docentes, al mismo tiempo que pago incapacidades y el salario de personal que ya se había dado de baja.

A esta cantidad se suman otros 20 mil 793 pesos, que la universidad morelense utilizó para saldar prestaciones del personal jubilado y 243 millones de pesos de las cuotas del IMSS y del Infonavit de los trabajadores de la institución.

La UAEM tampoco pudo comprobar qué hizo con más de 40 millones de pesos, pues no hay documentos que acrediten el uso de los recursos.

Y el mal uso de los recursos siguió con la compra de material educativo, que incluían un proyector y unidades de aire acondicionado, pues cuando los auditores acudieron a las instalaciones se dieron cuenta que el gasto no correspondía con el material que se había comprado.

Al finalizar la revisión, la Auditoría determinó que la universidad tiene un sistema opaco y no tiene un sistema de control interno para atender los desvíos de recursos.

Entrevistado al respecto, el ex rector, Alejandro Vera, aseguró que todas las observaciones fueron solventadas.

 “Los 914 millones que nos observaron ya los solventamos y por supuesto que todo tiene una respuesta muy puntual”, comentó.

Sin embargo, la ASF no contaba con los documentos que comprobaran el gasto de los 914.5 millones de pesos que les señalaron en la fiscalización.

Con el dinero “perdido”, más de 16 mil jóvenes hubieran podido recibir una beca del programa Beca inicia tu carrera SEP-Prospera durante toda su carrera universitaria. El monto equivale a dos veces la deuda que tiene la universidad con la administración del estado, por lo que se hubiera podido cubrir el adeudo y hasta les hubiera sobrado dinero.