Ricardo Anaya quiere acercarse a AMLO para frenar investigación en su contra

- Por

Ya pasó más de un mes desde que López Obrador se alzara con más de 30 millones de votos y su rival más cercano, Ricardo Anaya, desapareciera por completo. Ahora, el panista queretano ha aparecido sin dar declaraciones concretas, ya que sus movimiento políticos están plagados de discreción.

En sus primeros acercamientos con su partido, dejó claro que no pretende regresar al liderazgo de Acción Nacional. Ahora, Ricardo Anaya tiene urgencia por resolver sus problemas con la justicia, ya que la procuraduría general ha declarado que aún investiga al queretano por presunto lavado de dinero en su natal Querétaro. Para lograr salirse de la pesquisa, el panista quiere reunirse con López Obrador cuanto antes.

Así como Antonio Meade se apuró a depurar conflictos y tomarse la foto con el tabasqueño, Anaya está urgido por emular la acción. Esto podría mejorar su imagen dentro del partido católico, la ciudadanía y los elementos de investigación del aún gobierno de Enrique Peña. En la PGR se esforzaron durante los tres meses de campaña para manchar la imagen del panista.

En medio del conflicto, Anaya se lanzó en contra del presidente y prometió arrestarlo. Esto le generó problemas con el ejecutivo y las intenciones para obtener una orden de captura del queretano se intensificaron. Después de la elección, una supuestamente renovada PGR aseguró que están avanzando en carpetas de investigación como la de Odebrecht y la de Ricardo Anaya.

El hombre que prometiera ser el presidente mexicano más joven en la historia está ahora bajo investigación de las autoridades nacionales y podría ser detenido en los próximos meses. La urgencia de encontrarse con Obrador sería la de intentar aminorar la carga y la intensidad de empujar todo el aparato judicial en su contra. Y es que Anaya se llenó de enemigos en su camino para hacerse con la presidencia de México. Pero realmente sus estrategias nunca lo acercaron al favorito en las encuestas.

Lo cierto es que a buena parte del panismo le conviene que Anaya sea juzgado. Después de dividir completamente al partido y regresarlo a números de los años ochentas, el queretano ha estado en constantes enfrentamientos con los calderonistas. Este es un grupo de conservadores fieles a los intereses del expresidente Felipe Calderón que aspiran a controlar el partido. Una posible detención de Ricardo Anaya podría ser una buena bandera para mostrar que el PAN está limpiándose desde adentro.

Con información de LPO.