Reducir las condonaciones fiscales a empresas mexicanas: María Alcalde Luján

- Por

Durante años se ha generado una estrategia económica que beneficia a empresas poderosas en México. Se trata de condonaciones fiscales que buscan potenciar inversiones o generar más fácilmente empleos para los mexicanos. Estas decisiones generaron que empresas como Femsa, Cemex, Bancomer, Grupo Carso, Converse, Santander, Herdez, entre otras, se ahorraran millones de pesos que irían a parar a impuestos.

Lo cierto es que todo permaneció a favor de las empresas hasta ahora. La futura secretaria del Trabajo, María Alcalde Luján, asegura que solicitará al secretario de Economía de López Obrador una reducción total de la estrategia de condonaciones fiscales. Para Alcalde, una joven que pretende sacudir la secretaría laboral, no es posible seguir perdonándole miles de millones de pesos a estas empresas.

La estrategia económica ha beneficiado mucho más a los empresarios que a los trabajadores mexicanos. Incluso estos mismos premiados han intentado ocultar a la opinión pública las cantidades que el SAT les condona cada año. Los perdones fiscales existen en México desde hace décadas y a pesar de los esfuerzos por publicar los montos de impuestos que se salvaron de pagar las empresas, el propio SAT asegura que esto “viola el secreto fiscal”.

¿Cuánto dinero deja de recibir el gobierno por estas condonaciones?

Los datos son alarmantes. Las arcas del país dejan de obtener más de 749 millones de pesos, y esto es solamente una fracción, ya que también se condonan multas y adeudos a decenas de empresas mexicanas. Muchas de estas están administradas por los hombres más ricos del país, por lo que Alcalde pretende no consentirlos y obligarlos a pagar los impuestos que la ley indica.

Los perdones de impuestos han sido duramente criticados por especialistas y medios de comunicación. Y es que en tan solo un año, “quince empresas dejaron de pagar deudas por más de 15 mil millones de pesos”, indica un estudio de Fundar. Pongamos un ejemplo, en el 2016, durante el gobierno de Enrique Peña, se exentó de pagar impuestos a más de 9 mil personas y más de 5 mil empresas.

Como dato curioso, muchos de los “perdonados” son también quienes más le deben al fisco mexicano.

El escenario que quiere generar Alcalde es que no solamente se obligue al SAT a publicar los montos y nombres de los beneficiados, también pretende anular los perdones fiscales o reducirlos al mínimo. Esto representa un gancho al hígado para decenas de empresarios que durante décadas se ahorraron millones de pesos en impuestos, gracias a este perdón mal justificado. La excusa de las empresas afortunadas es que sin este dinero no podrían invertir en nuevos empleos.

México es un país conocido por los bajos salarios en empresas como Sanborns, Liverpool, entre otras, por lo que resulta ilógica la excusa empresarial para sustentar la condonación. Además de que queda claro que en esta práctica hay acuerdos ocultos entre políticos y empresarios para favorecerse. La intención de Alcalde es altamente preocupante para el mundo empresarial mexicano, pero bien podría sumar miles de millones de pesos para presupuestos sociales, basados en el famoso plan de austeridad republicana de López Obrador.

Con información de LPO.