Nuevo León, Veracruz y Quintana Roo, los estados más afectados por la “pereza fiscal”

- Por

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Nuevo León, Veracruz y Quintana Roo son las entidades de la República Mexicana que ostentan en mayor medida, la denominada “pereza fiscal”.

El término “pereza fiscal”, proviene de la incapacidad que muchas entidades tienen para cobrar los impuestos que marca su regulación fiscal, debido a razones indeterminadas.

Ante este panorama, las entidades prefieren endeudarse que recaudar; pues según cifras del citado organismo, estas entidades sólo cobran 7 de los 23 impuestos que marca la Ley Fiscal.

Lo cual significa que sólo pueden recurrir al 32% de los tributos para financiar sus gastos corrientes, por lo que las entidades se ven en la necesidad de solicitar financiamiento.

Pereza fiscal provoca endeudamiento

Una investigación realizada por el periodista Paulo Cantillo de Excelsior, reveló que “pese a la Ley de Disciplina Financiera, el año pasado, las entidades pidieron financiamiento por 135 mil millones de pesos, casi el doble de los 71 mil millones que obtuvieron vía gravámenes“.

Dicha publicación encontró que, de la solicitud de créditos, Quintana Roo fue el estado más endeudado con 42.9% de financiamiento, Nuevo León con 29% y Veracruz con 20.1 por ciento.

Caso contrario sucedió en Luis Potosí, Oaxaca y Michoacán, estados donde la recaudación fiscal se realizó óptimamente, por lo que el financiamiento solicitado tuvo cifras menores al 1.8% de sus ingresos totales.

Vale señalar que el incremento de la deuda en muchas entidades, provocó que en 2017 los estados involucrados tuvieran que destinar más del doble de lo que gastaron en inversión productiva, para pagar los intereses de sus respectivos créditos.

Cuáles estados cobran más impuestos

El análisis encontró que Chihuahua es la entidad que más impuestos cobra a sus ciudadanos con 12 impuestos; le sigue Nayarit y Baja California con 11; Guerrero, Sonora y Yucatán con 10 respectivamente; Nuevo León, Michoacán, Estado de México, Chiapas y Baja California Sur con cinco cada uno, y Puebla y Querétaro con tres.

Para 2016 entró en vigor la Ley de Disciplina Financiera de Entidades Federativas y Municipios, la cual estableció candados a los estados para endeudarse, de acuerdo a un sistema de evaluación que mide la relación entre los ingresos de libre disposición, el saldo y el servicio de la deuda.

Sin embargo, no se han visto resultados claros, pues la regulación sólo logró estabilizar el saldo de la deuda total de las entidades federativas entre 2016 y 2017, el cual pasó de 515.1 mil millones de pesos a 517.3 mil millones de pesos, es decir, tuvo un incremento marginal de 0.4% nominal.

Consultada por el citado medio, la organización civil México Evalúa indicó que estos cambios anulan la Ley de Disciplina Financiera, “suavizan las reglas para el endeudamiento estatal, que pretendían reducir la presión que ejerce la deuda en las finanzas públicas estatales”.

Pero no todas entidades corren con la misma suerte, pues el semáforo de alerta para en endeudamiento de los estados, actualmente muestra a 20, de las 32 entidades en color verde, al alcanzar una deuda menor o sostenible.

Consulta la investigación completa en Excelsior