Niño mexicano de 12 años hará historia al convertirse en alumno de la UNAM

- Por

Carlos Antonio Santamaría Díaz hará historia al convertirse a sus 12 años de edad, en estudiante de una licenciatura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Tras haber obtenido un puntaje de 105 aciertos en el examen de ingreso al nivel superior, Santamaría Díaz comenzará su primer semestre el próximo 06 de agosto, en la carrera de Física Biomédica, en la Facultad de Ciencias.

“Es el sueño de tres o cuatro años cumplido, el ‘medio fin’ que queríamos alcanzar, así como terminar la secundaria, la prepa… pero se siente muy bien haber alcanzado esto” señaló el niño mexicano de 12 años en una entrevista que dio para la UNAM.

Aunque Carlos Antonio se siente feliz por haber logrado su sueño, también destaca que han sido mucho tiempo de trabajo y la preparación, pero reconoce el apoyo que ha recibido de toda su familia.

“También estudié por Internet, así he aprendido biología, cálculo, pero además hay que tener el apoyo de toda tu familia, lo más importante. Mis padres han hecho más que yo, ellos han preparado todo, y yo sólo estudio y apruebo los exámenes, pongo la última pizca para pasar a lo siguiente”.

Asimismo, en la entrevista publicada por la UNAM, Carlos Antonio Santamaría Díaz asegura que parte de este camino implicó llegar a convencer a muchas personas para que lo dejaran hacer los exámenes de secundaria y bachillerato, aunado que no solamente se enfrentó a la burocracia sino también a los prejuicios, pues llegó a recibir comentarios como: “seguramente era puro cuento”.

Sin embargo, el ahora estudiante universitario, ha mostrado gran interés por formar parte de la comunidad de la UNAM, ya que, el mismo niño de 12 años, confiesa que el día que se dieron a conocer el resultado del examen de admisión, en su casa se fue la luz a causa de las fuertes lluvias.

Pero el momento de angustia para Santamaría Díaz, terminó cuando su padre logró la forma de conectar el módem a través de una batería de un automóvil, y finalmente pudo saber que obtuvo 105 aciertos, cuando la máxima casa de estudios le exigió 103.

Ante esto, el nuevo alumno de la Faculta de Ciencias de la UNAM, asevera que lo 15 aciertos en los que se pudo haber equivocado, fue en la materia de cálculo: “y yo todavía no me metía muy bien a integrales; entonces, de las 15 preguntas que saqué mal seguramente fue una de ahí, pero ahora he estudiado más y ya le entiendo bien”.

UNAM-Carlos-Bimédica

Familia de Carlos Antonio Santamaría Foto: Reproducción

En tanto que la UNAM, a través de su publicación, se dijo estar lista para recibir a partir de próximo lunes, al nuevo estudiante que “seguramente será el único que vaya de la mano de sus padres hasta la puerta del aula.”

“No será un infante en tierra de gigantes, ni un adulto en ciernes caracterizado de niño, es un estudiante de alta capacidad cognitiva, juguetón, ruborizado, que ha desafiado al tiempo y a las convenciones administrativas. La senda no ha sido generosa ni cómoda, pero con el carisma de su voz de mañana, advirtió una primera metáfora: ‘sólo quiero estudiar; si me cierran las puertas, me meteré por las ventanas’”

Asimismo, la UNAM afirmó que tener un estudiante de 12 años, será un crecimiento colectivo, ya que, aseguró que el reto de la comunidad es de luchar contra el escepticismo ante sus capacidades y desempeño.

Aunque Santamaría Díaz, comenzará sus estudios oficialmente hasta el 6 de agosto, su relación con la máxima casa de estudios surgió en el 2015, cuando tenía 9 años. En ese tiempo el menor cursó dos diplomado, uno sobre química analítica y oro en bioquímica y biología molecular para la industria farmacéutica en la Facultad de Química.

En marzo de 2016, Carlos Antonio fue recibido por la Cámara de Diputados, donde fue reconocido por los legisladores, a quienes les confesó que de grande lo le gustaría se diputado, sino científico.  

Por lo que ahora que será un estudiante universitario, y buscará emprender proyectos como la construcción de una mitocondria desde cero, para poder identificar todos sus procesos, relacionados y llevarlo a la práctica de la vida real.

“Hacer una pequeña población de mitocondrias, generar un medio en el que se puedan desarrollar. Podemos seguir con los demás organelos hasta conseguir una célula completa y de ahí curar casi cualquier enfermedad”.

Con información de Sin Embargo, Milenio y MVS


Etiquetas: