López Obrador recibirá un país hecho pedazos: Ricardo Monreal

- Por

Para dirigir una de las bancadas de senadores más grandes en la historia política de México, el próximo presidente del país ha recurrido a un morenista cercano a su línea de gobierno. Ricardo Monreal ha estado trabajando sin parar desde que el instituto electoral reconociera al tabasqueño como futuro presidente del país. Desde que Obrador nombrara a Monreal como el coordinador de Morena en el senado nacional, el zacatecano no ha tenido tiempo de vacaciones.

En entrevista para la revista Forbes, Monreal deja en claro que los primeros cien días del gobierno de izquierda serán determinantes y claros para que los mexicanos vean el camino que tendrá su país en la llamada “cuarta transformación nacional”. Pero también reconoce que Morena recibirá un gobierno “hecho pedazos”, plagado de corrupción, violencia, deuda, inseguridad y muchos más temas que el gobierno de Peña Nieto generó o no supo administrar.

Como futuro encargado de la bancada morenistas en la cámara alta, Monreal ya ha sacado el bisturí para insertar de lleno el plan de austeridad republicana que tanto promovió Obrador en sus intentos por la presidencia. Para el primero de diciembre de este año, ser un senador en México será algo completamente distinto a lo que se acostumbra: reducción de salario a la mitad, menos presupuesto, adiós al seguro médico privado, adiós a los celulares y autos nuevos, a las comitivas con salarios de lujo y a los bonos y aguinaldos dorados.

Con una voz tranquila y seca, Monreal mueve las manos de arriba a abajo para señalar que en México se vive “un océano de sangre, un océano de asesinatos” que no han permitido al país crecer ante una fallida guerra contra el narcotráfico. La estrategia de amnistía y pacificación que propone Obrador pretende no solucionar el crimen a balazos, más bien darle por otro lado: a través del perdón y la legalización de drogas. Con esto, se quiere ir detrás del dinero del narco, antes que detrás de los narcos bajo la premisa de disparar y luego preguntar.

Para que todo este aparato de pacificación funcione, Monreal confía en que México necesita urgentemente de un fiscal nacional capacitado y no a modo. Además, urge a que se elijan fiscal anticorrupción y fiscal electoral, después del polémico despido de Santiago Nieto. Y es que a finales del sexenio peñista la misión fue descabezar a estas instituciones para tapar escándalos de corrupción, abuso de poder y no avanzar en crímenes que comprometen al presidente y su gabinete.

A pesar de que Obrador ha intentado mantener una imagen de amistad y apoyo con el gobierno de Enrique Peña, dentro de la cúpula de poder en Morena ya empiezan las acusaciones. Monreal no es el único que se detiene a explicar que gran parte del problema social, político, cultural y económico se debe a las malas decisiones del gobierno del presidente Peña.

Mientras, Monreal asegura que desde la bancada de senadores de Morena no habrá servilismo a favor del próximo presidente. Incluso ha comentado que muchas de las propuestas serán dialogadas con las otras fuerzas políticas, sin afán de votar a favor inmediatamente como mayoría en ambas cámaras legislativas.

Mira aquí la entrevista completa de Forbes.