El gobierno de AMLO promete invertir en ciberseguridad en México

- Por

La noticia no trascendió demasiado, pero México acaba de vivir el más grande hackeo en su historia. El ataque fue dirigido enteramente a casi una decena de bancos nacionales y el monto robado es tan alto que aún no se tiene conocimiento público de una cifra real. Cuando se empezó a buscar el fallo por el cual fueron atacados los sistemas bancarios, todo apuntó a un solo indicio: fallas en la ciberseguridad.

Este gran robo dejó en claro que en México no se cuenta con la infraestructura necesaria para prevenir ataques cibernéticos como el que ocurrió hace algunos meses y que fue un esfuerzo coordinado entre hackers y personas que fueron a hacer retiros hormiga a cajeros automáticos en todo el país. Se habla de más de 300 millones de pesos robados en algunos fines de semana.

Para frenar este tipo de ataques coordinados, el gobierno de izquierda promete generar un fuerte blindaje en temas de ciberseguridad. Esto se lo informó Abel Hibert, el gran asesor en telecomunicaciones de López Obrador, a banqueros mexicanos consternados por la situación. Y es que no es un tema más en la agenda entre gobierno y bancos, se trata de la evidencia pública de un gran descuido en los sistema de seguridad cibernética en México.

Este tipo de iniciativa tiene una doble intención. Por un lado se trata de blindar la seguridad a través de la banca en línea para generar un clima de seguridad, tanto para el gobierno como para los bancos y sus usuarios. Pero también el gobierno del tabasqueño pretende hacer todas sus movilizaciones económicas a través de la vía electrónica. Se evitará entonces que las transacciones se hagan en efectivo para evitar actos de corrupción.

El asunto es que confiar plenamente de registros de depósitos y transferencias electrónicas es exponerse a este tipo de ataques. Y es que entre los bancos atacados por el hackeo masivo se encuentran varios con los que el gobierno federal mantiene cuentas abiertas. El tema del blindaje es algo que debió discutirse y mejorarse desde hace años. A estas alturas, México, por su capacidad económica, debería ser uno de los países con mejor ciberseguridad en el continente americano.

La intención de Hibert es la de procurar un clima de tranquilidad entre los banqueros atacados y los otros que no quieren sufrir un hackeo similar. Su propósito es asegurarles que en el sexenio de izquierda de López Obrador el tema no será minimizado o postergado. Y es que durante las elecciones presidenciales corría la duda de si los servidores del INE podría ser hackeados masivamente, aún más cuando su consejero presidente aseguró que se estaban blindando de última hora las máquinas para evitar un ataque coordinado.

Lorenzo Córdova comentó recientemente que durante la elección se llegó a detectar uno de los ataques cibernéticos más graves en la historia electoral mexicana. Pero calmó las cosas al asegurar que el blindaje de última hora pudo funcionar para evitar el hackeo a los servidores de la autoridad electoral. Esto podría haber terminado en un caos nacional, seguramente, pero deja ver la capacidad de los atacantes cibernéticos para desestabilizar instituciones mexicanas.

Con información de Business Insider.