X

Sí haremos un tren que irá de Cancún a Palenque: Javier Espriu

Fuente: Expansión

Para López Obrador, presidente electo de México, es necesaria una revitalización de los tramos carreteros en el sur del país. Consciente de las ganancias que deja el turismo extranjero en la península yucateca, su apuesta cuando fue candidato de crear un tren que conecte varias zonas de Cancún, entre ellas Bacalar y finalice en Palenque, un yacimiento arqueológico de trascendencia para la cultura maya.

La intención es la de empujar el turismo a través de la cultura. Para Javier Jiménez Espriú, próximo secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de izquierda de Obrador, la intención es arrancar con la promesa de campaña desde el primer día. El tabasqueño ha confiado en un miembro de la academia de ingeniería en México para impulsar proyectos carreteros de calidad, después del desastre que deja Gerardo Ruiz Esparza.

A su llegada, Espriú comenta que continuará con los proyectos de ingeniería que hayan quedado inconclusos en la administración de Enrique Peña Nieto. Pero también comenta que se iniciará un inmediato desarrollo del istmo de Tehuantepec, a petición de López Obrador y en conjunto con su propuesta de infraestructura nacional. Con el proyecto en el istmo, existiría la posibilidad de atraer transporte que regularmente pasa por el canal de Panamá.

Para mejorar las zonas turísticas en el país se valora la creación de trenes para pasajeros que recorrerán tramos poco conocidos para el turista internacional. La intención es acercar a las personas que vienen de paseo a México con las comunidades indígenas cercanas a puntos clave como Cancún, pero que se han mantenido ocultas gracias la dificultad para acceder a sus productos, paisajes o servicios.

Estos proyecto, asegura, generarán empleos a personas cercanas a los tramos carreteros y ferroviarios. Pero no todas las intenciones son turísticas, también se prevé la creación de caminos pavimentados para acercar servicios y comunicar a zonas apartadas del país. Prácticamente la intención que cualquier nuevo gobierno. A diferencia de la promesa clásica, Espriú se compromete a entregar en 2024 un país con servicios de banda ancha nacional.

La secretaría de Comunicaciones y Transportes durante el periodo de Enrique Peña Nieto quedó manchada por el escándalo del socavón del Paso Express. Esta obra que le costó la vida a dos personas dejó ver la tremenda corrupción con la que continúa operando la dependencia a cargo de Ruiz Esparza. El priísta, amigo del presidente, había trabajado para el IMSS, la CFE, el Infonavit, y más dependencias, hasta que le llegó el gran puesto sin tener mucha experiencia previa. Basta con ver sus estudios, Esparza es abogado, no ingeniero.

Para el primero de diciembre del 2018, es necesario que la SCT haga una revisión completa de todos los proyectos, contratos y licitaciones que deja la administración priísta para valorar qué se debe de mejorar, qué se debe de detener y qué se impulsará desde cero. Obrador promete que acabar con la corrupción genera más recursos y mejores obras, en la SCT este puede ser el gran mantra.