¿Quiénes son los 10 hombres que buscan la dirigencia del PAN?

- Por

Después de las elecciones del pasado primero de julio, en las que Ricardo Anaya, otrora presidente del PAN, logró apenas 12.6 millones de votos, en contraste con los más de 30 millones del hoy presidente electo, el partido blanquiazul quedó fracturado. Al menos tres facciones se delinearon dentro de su militancia: los críticos, los calderonistas y los anayistas. Estos dos últimos, ya en franca disputa desde mediados de este mes. Al día de hoy, son al menos 10 aspirantes lo que contenderán por la presidencia del partido fundado en 1939.

La elección para este partido, no obstante, no sé fácil: las fracturas que Ricardo Anaya dejó tras de sí, y las únicas dos gubernaturas que ganó en los comicios pasados, una de las cuales irá a tribunales, dejan al partido en un serio estado de debilitamiento.

“Lo más urgente es una reconciliación del PAN consigo mismo. Hay mucha gente molesta, relegada, que quedó fuera de las decisiones, procesos, actividades y hoy el partido no puede darse el lujo de perder más gente, me parece que es lo más importante que tendría que apuntar la elección de un dirigente”, comenta para el medio Sin Embargo, el panista Carlos Castillo Peraza.

Esta opinión es ratificada por Juan José Rodríguez Prats, Presidente de la Comisión de Doctrina del partido, quien comenta: “la gente siente que en el afán de conseguir apoyo de gentes externas [Anaya] sacrificó al panismo tradicional e inclusive se atropellaron los estatutos y misma doctrina panistas”, de tal modo que el nuevo presidente del partido deberá cumplir con algunas cualidades.

Por ejemplo: tener un importante poder de negociación y conciliación, además de poseer un perfil que inspire fortaleza y unidad partidistas; pero sobre todo, no tener aspiraciones políticas a corto plazo ni un puesto de elección popular ya ganado.

El hecho de que Anaya hubiera moldeado al partido para construir sus aspiraciones presidenciales, y expulsara a sus opositores y llamara a Damián Zepeda a ocupar su cargo, con la intención de regresar a él una vez acabados los comicios, ha lastimado las susceptibilidades de muchos políticos que claman por un presidente sepa sumar, en lugar de dividir. A continuación, los nombres que hay sobre la mesa.

Marko Antonio Cortés Mendoza

Es un hombre cercano a Ricardo Anaya: en 2015 coordinó su campaña para presidente del partido, y dos años antes coordinó la de Gustavo Madero. Fue Senador durante tres legislaturas, y fue candidato a presiden municipal de Morelia en 2011.

Algunos expertos estiman que, aunque Cortés tiene un buen perfil, carece de un discurso de renovación importante y no posee la fuerza suficiente para reunificar un partido como el PAN. Marko Cortés destapó sus aspiraciones a la presidencia del PAN en días pasados.

Jorge Luis Preciado

Fue presidente del PAN Colima hace 17 años, de 2001 a 2003, y actualmente se desempeña como presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República. Expertos desestiman que su fuerza sea suficiente para llegar a la presidencia del PAN, sobre todo por su historial: en 2007 como diputado local fue desaforado por un proceso penal que había iniciado en 2003 por una acusación de difamación; en 2006 por haber sido señalado por desvío de recursos desde la Secretaría de Desarrollo Social para inyectarlo a campañas.

Roberto Gil Zuarth

Es un abierto opositor de Ricardo Anaya: pocos días antes de las elecciones, se le vio en una cena con Fernández de Cevallos y Ernesto Cordero y se insinuó que Cevallos hubiera podido traicionar a Anaya de última hora.

Gil Zuarth se desempeñó como subsecretario de gobernación durante el sexenio de Felipe Calderón, y después como secretario su secretario particular. En 2012 fue el coordinador de la campaña de Josefina Vázquez Mota. En meses pasados, fue uno de los que respaldaron a Margarita Zavala cuando renunció al partido.

Ernesto Ruffo Appel

Apenas en días pasados destapó sus intenciones para competir por la presidencia de su partido, en donde tiene una larga trayectoria. Appel fue el primer gobernador de oposición en este país, cuando en 1989-1995 fue gobernador de Baja California. Durante el sexenio de Fox fue nombrado como Comisionado Presidencial para Asuntos con la Frontera Norte.

Es una figura crítica y poderosa dentro del partido, aunque algunos expertos estiman que no posee suficientes cuadros para unificar las fracturas blanquiazules.

Francisco Búrquez Valenzuela

Fue presidente municipal de Hermosillo, Sonora, en el 2003, y durante dos años, de 2003 a 2005, dirigió el comité estatal del partido en esa entidad. Es reconocido por ser un panista de corte más liberal. Fue uno de los cinco senadores panistas que hace un año renunció a ciertas prerrogativas, como vales de despensa, mantenimiento de auto y telefonía perpetua, ante las protestas y exigencias de austeridad después del escándalo del “gasolinazo”.

Algunos expertos estiman que, aunque esta corriente más abierta y liberal del PAN es menor, el perfil del hoy coordinador de la agenda legislativa del Grupo Parlamentario del partido en el senado puede ser un fuerte contendiente a la presidencia del mismo.

Juan Carlos Romero Hicks

Un panista poderoso, queretano de origen, que se desempeñó como gobernador de ese estado de 2000 a 2006; también ha sido rector de la Universidad de Guanajuato y director del Conacyt.

Expertos señalan a Hicks como una estatura moral importante dentro del partido, con mucha fuerza y que podría ser quizá uno de los aspirantes más fuertes para ocupar la primera silla del Comité ejecutivo Nacional del partido.

Héctor Larios

Su nombre circula por la mesa de posibles contendientes: desde 1994 ha mantenido una trayectoria constante en el Congreso de la Unión, como diputado local, federal y senador. Según expertos consultados por Sin embargo, aunque es un político versado, su posible candidatura es más una figura de relleno. Es originario de Sonora.

Marco Antonio Adame Castillo

Su conocida formación conservadora y ultraderechista lo posiciona, aunque débilmente, entre los posibles candidatos a la presidencia del CEN del partido. Fue gobernador de Morelos durante el sexenio de Felipe Calderón, aunque con una sombra importante de inseguridad, violencia y narcotráfico sobre la entidad, durante su mandato.

Su administración quedó particularmente manchada por el asesinato de siete muchachos torturados y asesinados, entre ellos el hijo del poeta Javier Sicilia.

Carlos Medina Plascencia

Fue uno de los políticos que impulsó el movimiento Panistas por México, surgido en 2013 para fortalecer al partido. Su nombre suena como una opción para candidato a la presidencia del partido. Se ha desempeñado también como diputado y como presidente de la Cámara Diputados.

Entre 1991 y 1995 fue gobernador de Guanajuato. Durante el sexenio de Vicente Fox, Medina fue senador plurinominal. En 2012 impulsó también la campaña de Josefina Vázquez Mota.

Rafael Moreno Valle

Fue gobernador de Puebla hasta enero de 2017. Su administración se vio manchada por importantes trasgresiones a la prensa y a los derechos humanos. Su esposa, Martha Ericka Alonso, ganó las elecciones del estado en los últimos comicios, en medio de una acusación de fraude.

Su figura es una de las más controvertidas y poderosas del PAN; su poder económico, político y su control de hierro lo pueden volver un muy poderoso contendiente para el CEN panista.

De acuerdo con Juan José Rodríguez Prats, en agosto iniciarán las discusiones acerca del enfoque que llevarán las elecciones internas del PAN. Prats piensa que volver al esquema de elección que tenían antes de 2013, que implica elección unánime en lugar de una contienda, sería lo mejor en estos momentos de crisis para el partido.

“Con toda certeza sería una discusión amplia, larga, habrá quienes intervengamos, y tengamos un consenso, sino se logra el consenso pues tendremos que ir a una campaña y el órgano electoral se encargaría de conducirla”, sentencia.