¿Por qué las refinerías en México no han funcionado durante dos sexenios?

- Por

Las crisis económicas de 2008 y 2016 marcaron radicalmente el sistema de refinación de combustible en México, haciendo evidente la debilidad de las seis refinerías que existen en nuestro país, sobre todo durante los últimos dos sexenios.

Una investigación del portal SinEmbargo.mx reveló los sueños rotos que dejó para decenas de familias el intento en la construcción de la Refinería Bicentenario en Tula, Hidalgo, cuya edificación quedó en un predio baldío.

El declive de las refinerías

La historia comenzó en marzo de 2008, durante la administración de Felipe Calderón, quien prometió reactivar la producción de refinados energéticos en México con la construcción de una nueva refinería en Tula.

Este proyecto tenía como objetivo construir un tren de refinación para aumentar la producción interna de energéticos y depender en menor medida de las importaciones, para lo cual el desembolso original sería de 12 mil millones de dólares, esto con el afán de procesar diariamente 250 mil barriles de combustible.

Para tal efecto, se celebró la contratación de una deuda por 1 mil 500 millones de pesos con el banco Banamex, misma que sería liquidada en un transcurso de 12 años, lo que hasta la fecha no ha sucedido.

Hasta 2011, el Gobierno federal invirtió 3 mil 435 millones de pesos en contratos de licitación, cifra que de acuerdo con datos de la periodista Ana Lilia Pérez, autora del libro Pemex RIP. Vida y Asesinato de la Principal Empresa Mexicana, finalmente superó los 9 mil millones de pesos erogados.

A 10 años de haber iniciado el proyecto de la Refinería Bicentenario, sólo quedan licitaciones poco claras, contratos millonarios, algunos todavía por pagar, un terreno seco y baldío de 700 hectáreas, delimitado por una barda derruida no sólo por las inclemencias del tiempo, sino también por la corrupción.

De acuerdo con el citado medio, quien entrevistó a diversos especialistas, el fracaso en la construcción de la Refinería Bicentenario se debió a la falta de estrategia y logística adecuadas.

Ya que la construcción de una refinería en el centro del país, pudo haber ocasionado problemas ambientales y altos costos monetarios por temas de distribución, desahogo de residuos y obtención de materias primas; porque una refinería debe ubicarse cerca de un puerto para mejorar la transportación del crudo, su procesamiento y la eliminación de los deshechos.

Hoy por hoy, las malas decisiones pusieron en riesgo la seguridad energética del país, sobre todo en lo que respecta al abasto de gasolina, ya que actualmente 56% del combustible que se consume en el mercado interno es importado.

Una nueva refinería en México

Como parte de su plataforma de gobierno, el virtual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador propone modernizar el sistema nacional de refinación, así como la construcción de una nueva refinería en Tabasco. No obstante, según la investigación del portal esto también es poco viable.

Los especialistas hacen hincapié en recordar que la economía mundial está llena de contratiempos, aunado a otros factores como los sobre costos, las fallas en la estrategia, que deben estar presentes en este plan y los periodos de tiempo para estudios de suelo y adquisición de terrenos que alargan el proceso.

Por lo que la falta de transparencia, los casos de corrupción y la eficiencia en todo el trayecto de modernización serán los primeros obstáculos que López Obrador deberá enfrentar para ver hecho realidad su sueño, una nueva refinería en Tabasco.

Lee la investigación completa en SinEmbargo.mx