Morena sería el primer partido político en renunciar al 50% de su presupuesto

- Por

La lideresa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Yeidckol Polevnsky anunció el pasado martes que renunciará al 50% del presupuesto asignado por el Instituto Nacional Electoral (INE) como partido político, con el objetivo de continuar con el plan de austeridad impuesto por el presidente López Obrador.

«Ya Andrés Manuel lo dijo y a mí me parece maravilloso, pero además queremos que todos los partidos lo hagan«, explicó Polevnsky, tras asistir al V Encuentro Empresarial en el marco de la XIII Cumbre de la Alianza del Pacífico.

Polevnsky afirmó que la renuncia a parte de sus prerrogativas como organismo político, se debe a que Morena no busca “convertirse en una administradora de recursos ni tener gran número de recursos ni que la gente venga a Morena porque tiene mucho dinero«.

En este sentido, la líder marrón comentó que espera que la reducción pueda integrarse como una iniciativa de ley, a partir de 2019, ya que consideró posible que los partidos políticos trabajen con la mitad del dinero asignado.

«Creemos que todos los partidos en México tienen demasiado dinero y que lo que tenemos que hacer como un principio básico es reducirles los recursos a todos los partidos, empezando por Morena, porque Morena ahora obviamente va a tener muchos recursos«, indicó Polevnsky.

Morena es el partido con mayor presupuesto

Según datos del periódico Reforma, corroborados por una investigación del portal Nación 321, Morena es el partido político con mayor presupuesto asignado por el Instituto Nacional Electoral (INE) para 2019.

El monto que presuntamente sería acreditado a Morena podría alcanzar los mil 600 millones de pesos, según estimaciones de ambos medios citados anteriormente; todo en virtud de la preferencia electoral que sostuvo el pasado 1 de julio.

De este modo, Morena se convertiría no sólo en el que alcanzó mayores recursos, sino también en el que mayor tiempo oficial en radio y televisión podría acumular, debido a que encabeza el gobierno federal y es mayoría en ambas Cámaras.

Vale resaltar que el monto asignado proviene de una bolsa de financiamiento ordinario que para 2019 será de 4 mil 680 millones de pesos, monto que se repartirá de la siguiente forma: 30% igualitario entre los siete partidos con registro nacional y 70% a partir de la votación que recibió cada institución política en la elección a diputados.

Según la investigación de Nación 321, a esta cifra se le suman 140.4 millones de pesos adicionales para actividades específicas de los partidos que se reparten igualitariamente, más otra bolsa adicional de 93.6 millones de franquicia postal.

Por su parte, el Partido Acción Nacional (PAN) tendrá cerca de 888 millones de pesos; el Revolucionario Institucional (PRI) acumulará 837.4 millones de pesos y el Revolucionario Democrático (PRD) obtendrá 416 millones; todos enfrentarán drásticas reducciones respecto a 2018.

Caso contrario sucederá con Morena, quien tendrá un incremento de 121%, respecto a lo recibido en este 2018, cuando el INE le asignó 649 millones 217 mil 254 pesos; sin embargo, Yeidckol Polevnsky dijo que podría satisfacer las necesidades del organismo político en 2019 sólo con 700 millones de pesos.

Al respecto, Polevnsky aseveró que el gobierno “no es para acumular riquezas, sino para servir a pueblo, por lo que dijo que hay personas en su equipo que le han planteado que no van a cobrar porque quieren ayudar con lo que ha denominado: la cuarta transformación de México”.

Agregó que, si incluso a ella se le pide que su sueldo baje a la mitad, estaría de acuerdo, porque “Morena no necesita tanto dinero para realizar sus labores, sino que sólo se requiere de voluntad para trabajar”.

Sin voto no hay dinero

Es preciso indicar que esta no es la primera vez que se propone la reducción de presupuesto a partidos políticos, pues durante 2017, el ex diputado local por Jalisco, Pedro Kumamoto impulsó una ley llamada “Sin voto no hay dinero”.

Dicha iniciativa busca reducir el financiamiento público destinado a los partidos políticos, ahorrando al Estado más del 60% de los recursos, modificando el método de distribución de recursos, para que el cálculo del financiamiento sea proporcional a la votación que recibieran en las elecciones locales o federales.

De este modo, según cálculos del propio Kumamoto de los 4,530.569.957 de pesos que todos los mexicanos pagamos a los partidos políticos cada año, se ahorrarían más de 2.253.304.202, monto que bien podría utilizarse en otros rubros.