Morena + Encuentro Social, un pésimo acuerdo que favoreció a los evangélicos

- Por

Desde que arrancó la coalición que ganó la presidencia, se le criticó bastante a López Obrador por elegir a un partido homofóbico y conservador como Encuentro Social. A pesar de los reproches, el tabasqueño los agregó a su fórmula junto al partido del Trabajo. El día de las urnas, los evangélicos habían prometido millones de votos en apoyo a la causa de Morena pero todo salió mal.

El partido Encuentro Social no logró ni siquiera el 3% de los votos necesarios totales para salvarse como fuerza política. Pero no solo eso, durante las campañas presidenciales, su líder, Eric Flores, un pastor evangélico, lanzó varios dardos que tocaban los intereses de Obrador y Morena. En principio, aseguró que no comulgaban con las ideas de izquierda del partido que apoyan la libertad de género. Con esto, los ataques de porqué se permitió a esta fuerza unirse a Morena se incrementaron.

El día de las urnas, no solamente fallaron los millones de votos que atraería el voto evangélico, también se dejó ver que el pacto entre Morena y el PES le benefició totalmente a los conservadores. En principio porque para el partido de izquierda los votos fueron realmente mínimos. Encuentro Social logró apenas un 2.8% de votos nacionales, muchos de ellos en coalición, ya que en soledad no sumaron en absoluto.

Pero el golpe es doble para Morena, no solamente se alió a un partido homofóbico que no le sumó nada de preferencias electorales. Además, los morenistas tuvieron que cederles 50 diputaciones y al menos 8 senadurías, debido a la alianza nacional. El partido del Trabajo, por ejemplo, sí sumó a la causa de izquierda de López Obrador y alcanzaron un triunfo digno al mantenerse como una de las cuatro fuerzas más grandes en las cámaras legislativas.

El partido evangélico supo mover sus cartas y asegurarse una buena fracción en la cámara de diputados y senadores. En algunos momentos, el PES se mantuvo incluso a la par del PRI en número de representantes. Con los resultados a punto de concluir, puede que Encuentro Social pierda el registro y muchos ya lo están celebrando. Los principales críticos de la alianza Morena-PES veían en ellos a un compañero incómodo que sin duda trabaría propuestas progresistas en la cámara de diputados.

A todo esto, el líder evangélico del PES aseguró que sin duda permanecerán con registro, debido a que se deberán sumar a su favor los votos en coalición. Después de dividir el total de lo que haya sumado la coalición Juntos Haremos Historia, un tercio podría beneficiar a los evangélicos. Pero aún falta saber la decisión final del tribunal electoral. Además del PES, también corre riesgo de desaparecer el partido Nueva Alianza, también de tirada conservadora.

Para las masas religiosas, esta elección fue un duro golpe. El panismo nacional no solamente está herido desde su militancia, también han mantenido una postura contraria a sus principios con las alianzas nacionales del Frente, en donde el PRD figura como aliado. Los católicos de Acción Nacional aún no perdonan a Ricardo Anaya por juntar sus agendas y el resultado son números increíblemente bajos de popularidad.

Los resultados confirman la molestia de muchos seguidores y críticos de López Obrador que veían en su alianza con el PES una decisión pésima que no aportaría nada en las elecciones finales. Y es que no los necesitaron, Morena y el PT pudieron haber logrado esos números sin la necesidad de aliarse con un grupo religioso.