México sería autosuficiente en maíz, frijol, arroz y trigo para 2024: Villalobos

- Por

Una de las grandes promesas de Obrador ha sido la de generar un país autosuficiente en poco tiempo, esto para no depender de otros países para alimentarnos. La meta es complicada y ha generado detractores leales que aseguran que solamente se trata de una estrategia populista que dañará seriamente las finanzas nacionales. Hay razón en ambas partes. Lo cierto es que México cuenta con las condiciones para al menos hacerse autosuficiente de algunos productos.

Para el próximo secretario agropecuario en México, el proyecto del tabasqueño se puede hacer realidad para el 2024. Victor Villalobos es un hombre corpulento, de bigote diminuto y dueño de una voz seca y concisa. El futuro director de la Sagarpa ve con optimismo cada metro del suelo mexicano, comentando que vivimos en un territorio privilegiado con los recursos naturales. México puede desarrollar todos los cultivos necesarios para vivir en el mundo, dice.

Hay al menos cuatro granos básicos que México puede generar, pero que aún así le compra a otras naciones. La meta de Obrador y Villalobos es generar una autosuficiencia de maíz, el más icónico producto mexicano, además del frijol, trigo harinero y arroz. Por lo menos en estos cuatro productos, el país ya no tendría depender de otras naciones y para el término del mandato de izquierda, se podría alcanzar la meta.

Lograrlo no será sencillo. Sorpresivamente, México es el mayor comprador de maíz en el mundo. Hasta “16 millones 500 mil toneladas, tanto de maíz amarillo como blanco” al año, informa La Jornada. La tarea de Villalobos no solamente será detener compras masivas de granos extranjeros, también habrá de estimular al máximo la cosecha nacional basado en una idea clara: nada de semillas transgénicas.

La misión no solamente es difícil, también es costosa. Para generar programas de acción, la Sagarpa se incluiría de llena en el plan de austeridad nacional convocado por López Obrador. Ya se anunció una futura reestructuración general de la dependencia encargada del campo mexicano. Agricultura y Productividad serán las dos únicas subsecretarías, no más, comenta Villalobos.

“Tenemos 27.5 millones de hectáreas de suelos arables agrícolas y estamos usando únicamente veintidós”, dice, dejando en claro que durante los últimos gobiernos no se ha generado ni una sola iniciativa para hacer de México un país líder en la producción de maíz puro. Como ejemplo de productividad menciona al norte del país, en un claro y enorme contraste con las prácticas austeras en el campo sureño del mapa mexicano. Es ahí en donde buena parte de la tierra se ha destinado al cultivo de la amapola y la marihuana para los cárteles.

Una palabra que ayudará a lograr la autosuficiencia es la tecnología. Villalobos confía en que el uso correcto del agua, a través de sistemas inteligentes de distribución, y una agricultura inclusiva podrán generar más cosechas en menos tiempo. La otra parte en considerar todas las formas y a todos los agricultores. “Todos (los productores) son importantes, todos contribuyen”, afirma.

La intención es la de darle un impulso a los productores más pobres en México. Esto se lograría a través de precios fijos, sin trastocar los precios internacionales, pero que ayuden a que sus cultivos sean competitivos. En medio de este plan está una inversión en asistencia técnica y buenos fertilizantes. Todo esto sin condicionar los apoyos, una costumbre del gobierno de Enrique Peña.

Villalobos termina asegurando que estamos en un siglo lleno de tecnología e información, pero que esto no se refleja en el campo mexicano. Pareciera que se sigue cultivando como hace tres siglos y es necesario un cambio en la forma de sembrar y cosechar en el país para generar la autosuficiencia en 2024.