Hoy se reúnen AMLO y Peña Nieto, uno fracturado y el otro cargado de fuerza

- Por

Resultaba imposible hace unos meses pensar que el presidente de México mencionaría el nombre de López Obrador a nivel nacional. Y mucho más difícil era pensar que lo haría para reconocerlo como nuevo presidente de México. La noticia trascendió y el tabasqueño, que afirmó no ver a Peña desde el último debate presidencial del 2012, mencionó que este martes tendrán su primera reunión desde entonces.

Ahora como presidente electo, el tabasqueño habrá de imponer agenda en una reunión incómoda en donde iconos del PRI y Morena se verán las caras en un escenario en donde Peña se ve disminuido a pocos meses de terminar su sexenio y Obrador se muestra fuerte ante la tremenda victoria de su partido en el ejecutivo, legislativo y judicial. La reunión tratará de lograr una entrega-recepción pacífica y agilizada.

Pero no solo eso. Entre los temas a dialogar con el mexiquense que le ganara a Obrador en el 2012, también se encuentran dos situaciones incómodas: el nuevo aeropuerto capitalino y el tratado de libre comercio. El tabasqueño se lanzó en contra de Peña Nieto durante todo el sexenio, criticándolo por su falta de temple ante los embates de Donald Trump. La rabia del estadounidense derivó en amenazas de soltar el TLCAN, algo que Peña y su amigo, Luis Videgaray, no han podido solucionar.

El tratado de libre comercio estuvo a punto de romperse hace meses. Las acciones del gobierno priístas fueron por demás sumisas, pero no han logrado cuajar para que las autoridades canadienses y yanquis firmen una renegociación. Se exige que México mejore primero los sueldos de sus obreros, antes de solicitar cualquier cosa. Videgaray aseguró que eso no será posible y las negociaciones no han mostrado avance en meses. Obrador planea colocar a Alfonso Romo y Marcelo Ebrard como piezas para sanar el acuerdo.

En el tema del nuevo aeropuerto, Peña y Obrador no podrían estar más en contra. Uno propuso, planeó y aún defiende esta obra colosal llena de contratos opacos. El otro, asegura que ni es necesario un nuevo aeropuerto en Texcoco, ni debería de ser tan costoso y plagado de acuerdos económicos con los amigos más cercanos del presidente. Este tema será el más polémico en el encuentro entre el presidente electo y el presidente actual.

Y es que Obrador llega al encuentro con una victoria aplastante del 53%, la consolidación de Morena a nivel nacional y sabiendo que el PRI acaba de sufrir la peor herida en su historia como partido. Con los escenarios tan drásticos, Peña tiene poco para presionar. Al mexiquense le quedan cinco meses en el poder y su popularidad está en sus peores momentos, además de que en su partido buscan eliminar todo rastro de su hegemonía.

La reunión será en Palacio Nacional a las once de la mañana. Ambos mostrarán sus equipos de transición y también decidirán en conjunto el futuro del nuevo aeropuerto y sobre todo el TLCAN. “Vamos a ponernos de acuerdo con los que están llevando a cabo la negociación del tratado, lo voy a plantear al presidente Peña mañana para que tengamos toda la información”, dijo Obrador.

El acuerdo será claramente tenso. Obrador y Peña representan lo mejor de dos ideologías políticos totalmente contrarias. Sin duda de este encuentro saldrá una foto histórica que dejará ver el fin de una era y el inicio de otra. Mientras tanto, México se prepara para que en diciembre una marea guinda decida durante seis años los avances en el país.