El PRI perdió Yucatán, el único estado donde esperaban la victoria

- Por

Para el PRI nacional, las nueve gubernaturas en disputa eran un volado. Podían reunir la mayor cantidad de sectores y sindicatos a su favor, pero el fantasma de la corrupción no dejaba de presentarse en cada candidato del partido tricolor. Morena ya tenía confianza de ganar al menos cuatro gobiernos estatales y el Frente esperaba conseguir el resto. Para el PRI, Yucatán era la única esperanza.

Con el candidato Mauricio Sahuí, el priísmo nacional volcaba todas sus fuerzas. Solamente a los yucatecas, alejados del caos del centro del país, les entusiasmaba la idea de un nuevo gobierno del PRI. El estado era adepto a colocar priístas en el poder y en un giro se anunció oficialmente al panista Mauricio Vila como ganador de la única gubernatura en donde tenía posibilidad el partido de Peña y Echeverría.

Con 55 mil votos de diferencia, el panista alcanzó a vencer a su rival y favorito en las encuestas, Mauricio Sahuí. Esta derrota, ya oficial, descalabra aún más las intenciones del PRI por controlar algún estado durante el próximo sexenio. Según los números de la contienda electoral, el PRI no ganó absolutamente nada de las vacantes más importantes del país. Perdieron en Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Jalisco, Tabasco, Yucatán, Morelos y las mayorías en las cámaras legislativas.

El descalabro le pegó fuerte al partido y ahora no seguirán ni siquiera como la principal oposición de Morena, el gran ganador del domingo. El partido de López Obrador arrasó con todos los estados, ganando las mayorías en 31 de 32 territorios. Los yucatecos decidieron que tampoco convenía un gobierno priísta y la apuesta conservadora y católica del PAN les bastó. En este estado, Morena tiene menos fuerza que en el centro de México. Aún así, las diputaciones y senadurías las arrasó la marea guinda.

El único senador del PRI que ganó también es yucateco. Carlos Ramírez Marín se alzó con un inesperado triunfo para representar al PRI yucateco en el senado nacional. La noticia de este pequeño resultado se celebró a lo grande: nadie más dentro del priísmo nacional pudo lograr esta hazaña. El partido que aún gobierna a México declaró que López Obrador será el próximo presidente del país y aseguraron que aprovecharán los meses antes de que salga Enrique Peña del poder para reestructurarse.

Dentro del PRI hay varios enojos y rencores. En principio, las militancias acusan al círculo más cercano a Enrique Peña por apoderarse de las dirigencias e insertar a un candidato gris, sin experiencia en campañas. Antonio Meade funcionó siempre como burócrata y muy pocas personas le compraron la idea de que era un ciudadano antes que un priísta. Por otro lado, se acusa también al presidente mexicano directamente por haber ensuciado de corrupción al partido más antiguo de México.

La victoria del gobierno de Yucatán termina por liquidar las intenciones de un PRI satisfecho con las elecciones del 2018. El triunfo de Mauricio Vila fue bastante cerrado y los yucatecos estaban nerviosos, ya que el PREP de este estado mostró averías, trabas y errores durante horas. En un principio, Sahuí se encontraba de líder de la contienda, pero los conteos totales le aseguraron la victoria al panista, que también festeja, ya que su partido apenas retuvo Puebla (con graves acusaciones de fraude electoral).