Decomisan 4 millones de pesos más en la Ciudad de México a un día de la elección

- Por

Los mexicanos saldrán a votar en pocas horas y las noticias sobre compra de votos o quema de urnas continúan apareciendo. Si algo puede ejemplificar el caos político de esta justa electoral es el decomiso de 20 millones de pesos que iban en camino directo a las oficinas del PRI capitalino. La noticia sacudió a nivel nacional y poco a poco se han detectado casos similares.

Ahora, en calles cercanas al centro de la Ciudad de México, se han decomiso al menos cuatro millones de pesos en efectivo. De nuevo en billetes de quinientos pesos bien empacados que eran transportados en una camioneta, con la misma forma de operación que usaron las personas que transportaban los 20 millones de pesos al PRI. Todo ocurrió en la Ciudad de México y de nueva cuenta la PGR se enteró del hecho gracias a una llamada anónima.

Los sucesos son alarmantes debido a que el compro de votos en la capital mexicana es una tradición recurrente, sobre todo en elecciones de peso como la jefatura de gobierno y la intención presidencial. En esta ocasión, no se encontró una orden en donde quedara claro el destino final del dinero. Lo cierto es que se actuó rápido para que se detuvieran a las tres personas que custodiaban el dinero.

Los cuatro millones de pesos se encontraron distribuidos en billetes de 500 pesos, el monto exacto de lo que se ofrece regularmente en la capital mexicana para comprar votos. Además, en el interior de la camioneta se encontraron dos armas de fuego. Esta captura forma parte de las acciones policiacas previas a las elecciones más costosas y competitivas del país.

En un clima de violencia que ha reportado la muerte de más de 130 candidatos a algún cargo público, los decomisos empañan aún más la intención del las autoridades electorales por distribuir la idea de unas elecciones limpias y sin escándalos. En el sur del país se han robado y quemado más de 22 mil boletas electorales y prácticamente cada día se reporta un nuevo robo de papeletas.

Para el INE, estos robos son mínimos, por lo que no representan un desastre nacional para la votación del día de mañana. A pesar de intentar minimizar los hechos, hay casos aún más preocupantes para el árbitro electoral. Uno de ellos es el caso de Michoacán, en donde la violencia en contra de candidatos se ha incrementado, al punto de que en un poblado se tuvo que detener a cada uno de los elementos policiacos, debido a sospechas de participación.

Por otro lado, el INE enfrenta la inconformidad de varios grupos indígenas que planean evitar la instalación de casillas en diversos municipios del país. Los inconformes aseguran que ni la autoridad electoral ni los candidatos les han ofrecido solución a sus demandas, por lo que el día de mañana puede ser un poco más agitado de lo que el INE espera.