De rival a empleado: Meade podría ser director de Banco de México en la era AMLO

- Por

Los movimientos estratégicos de López Obrador continúan levantando polémica. Ahora, su equipo principal ya planea darle un puesto en la futura administración al que fuera candidato presidencia del PRI y rival férreo del tabasqueño: Antonio Meade Kuribreña. Si llegaran a nombrarlo, esta sería la cuarta presidencia consecutiva en la que Meade es convocado. Algo así como un Rafa Márquez del entorno político.

Meade sufrió una tremenda derrota que dejó en claro la pérdida de popularidad del priísmo en todo México. Un tercer lugar lejano lo obligó a aceptar desde muy temprano su derrota. El tabasqueño le pasó por encima con más del 50% de votos y ahora analiza incluirlo en su equipo como líder del Banco de México. La oferta es tentadora para un hombre que representó al PRI y se lanzó en contra de Obrador durante meses.

Lo que se sabe es que Meade suena fuerte como una opción con reconocimiento internacional y con conocimiento profundo de las políticas monetarias nacionales. Su trabajo no será sencillo, en caso de que se lo concedan, ya que México no figura como una nación de números verdes en el panorama internacionales. Los altos precios del petróleo y la poca competitividad del peso nacional ante el dólar hacen más difícil la tarea.

De Meade no se sabe demasiado. Después de la derrota del domingo primero de julio, no se le vio hasta hace unos días que compartió una foto en Acapulco, acompañado de su familia y con una pequeña barba encima. No se sabe si ya hay una invitación formal, pero Meade deberá pensar si trabajará para un hombre al que atacó durante meses y que representa todo lo el partido que lo lanzó a la presidencia repudia. Si bien Kuribreña no es un priísta militante, sí mantiene cercanía con la visión económica del partido tricolor.

Para controlar la inflación nacional, el hombre de 49 años sabe moverse. Antes de que Agustín Carstens anunciara su renuncia definitiva del Banco de México, el perfil de Meade ya sonaba para encabezar esta institución. El único pero que puso el que fuera secretario de Hacienda es que abandonaría ese puesto para lanzarse por la presidencial. Desde entonces, el interés por tenerlo al frente de Banxico es alto.

Obrador estaría haciendo dos movimientos estratégicos en caso de nombrarlo director del Banco de México. En principio, colocaría a un hombre reconocido en el exterior y con experiencia suficiente para el puesto (es decir, nada de amigazgos). Después, dejaría en claro que su proyecto de nación contempla incluso a rivales políticos y que se le daría verdadera libertad a esta institución.

¿Qué vio AMLO en su perfil?

Para llegar a presidir el Banco de México se tienen que pasar varios requisitos complejos. Se trata de una de las vacantes más exigentes en el país. Como primera solicitud, se debe ser menor de 65 años para llegar al puesto. Meade tiene 49, por lo que recibe el primer aciertos. Después, hay que trabajar al menos cinco años en el sistema financiero mexicano. Como exsecretario de Hacienda, Meade también cumple el requisito.

El actual presidente de Banxico no continuará en el cargo. Esta fue la sentencia que lanzó Espriú, el próximo secretario de Hacienda. Por lo que urge encontrar un perfil capaz antes del último día de este año. Meade podría trabajar para la administración de Morena y su respuesta favorable también le ayudaría a sanar rencores con los más de 30 millones de votantes que colocaron a Obrador en la presidencia. Basta saber si se enviará invitación y si Meade aceptará.