‘Cruzada contra el hambre’ benefició más a Televisa y Tv Azteca, no a los pobres

- Por

Uno de los programas con los que el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió presumir su apoyo a los mexicanos más pobres estuvo a cargo y fue coordinado durante todo el sexenio por su amiga y cercana en el PRI, Rosario Robles. El programa social pretendía eliminar la pobreza en el país con al menos 500 millones de pesos en contratos para lograrlo. Se llamó cruzada contra el hambre y no lo logró, realmente.

Se trata de un tema preocupante, ya que se jugó con el destino alimentario de los mexicanos en condiciones de extrema pobreza. Después de una revisión de a dónde iban a parar la mayoría de contratos relacionados con este programa del gobierno priísta, se sabe que más de la mitad de los recursos fueron destinados a publicidad para que se hablara sobre el bien que haría Rosario Robles al frente de la Sedesol. Cuando el dinero debió servir para alimentar a los mexicanos que enfrentar las peores condiciones de vida.

Fueron al menos 386 millones de pesos los que Robles entregó a publicidad como parte de la cruzada contra el hambre. El resto, apenas 114 millones de pesos, fueron destinados para alimentar a miles de familias mexicanas. Todo esto se sabe gracias a una exhaustiva revisión de contratos realizada por el medio Sin Embargo.

Además, el tema es preocupante por dos grandes razones. En principio porque se trata del programa estelar del gobierno de Enrique Peña Nieto. El mexiquense llegó al poder prometiendo una baja considerable en la pobreza de los mexicanos. El objetivo no solamente no se logró, sino que también mucho de ese dinero que iba destinado a alimentar a los estómagos más sumidos en la miseria del país fueron desviados para terminar en poder de políticos y empresarios.

El otro problema es que mucho del dinero destinado para alimentar a una gran cantidad de mexicanos pobres terminó en contratos millonarios a favor de Televisa. Los datos revelan que la empresa de Emilio Azcárraga recibió más de 142 millones de pesos para hablar bien sobre los avances en la estrategia antipobreza del mexiquense y Rosario Robles. Esta cifra es incluso mayor que el total de dinero que realmente se utilizó para alimentar la cruzada en todo el país.

Son al menos 98 contratos los que se han firmado en total. De estos, ocho de cada diez irían destinados a medios de comunicación para que todo México se enterara del trabajo de Robles al frente de la Sedesol. Y esta priísta es una de las más ubicadas por los mexicanos, pero debido al enorme desvío de recursos que hizo en la llamada Estafa Maestra. En la investigación se revela que más de 2,000 millones de pesos de la Sedesol están desaparecidos y Robles ni siquiera enfrenta procesos en su contra por el saqueo masivo.

El gran daño de la cruzada contra el hambre deriva en la supuesta ayuda que habría de hacer a familias que viven en los municipios más pobres del país. La mayoría de esta ayuda debió llegar a estados como Chiapas, Oaxaca, Yucatán, Estado de México y Guerrero. Del total de apoyos en despensas que prometieron Peña y Robles, apenas el 7% pudo completarse. El resto fue a parar a publicidad, en una tradición priísta que parece no desaparecer a pesar de los escándalos.

Después de Televisa, la cadena Tv Azteca fue la más beneficiada. Seguida por empresas de la radio en México, páginas como Yahoo, periódicos como El Financiero, la editorial Clío, entre muchas otras.